Samsung advierte: su beneficio operativo caerá un 29% en el cuarto trimestre

Samsung

Samsung

La firma surcoreana Samsung Electronics Co Ltd estimó una caída de un 29% en sus ganancias operativas trimestrales, su primer declive en dos años, y en un inusual comentario pronosticó un mercado complejo para los chips de memoria y teléfonos móviles.

El pasado mes de noviembre, coincidiendo con la publicación de sus cuentas anuales, Apple anunció que no volverá ofrecer detalles sobre la evolución del número de unidades vendidas de sus dispositivos iPhone, iPad o Mac al considerar que "la cifra de unidades vendidas en un periodo de 90 días no es necesariamente representativa de la fortaleza subyacente del negocio".

A su vez, la facturación habría caído un 10,6% hasta los 59 billones de wones (u$s40.000 millones), una cifra que también estaría por debajo de lo pronosticado por los analistas.

En concreto, Cook recibió una salario base de 3 millones de dólares (2,62 millones de euros), en línea con el cobrado en ejercicios anteriores, mientras que el paquete de incentivos vinculado al desempeño de la compañía alcanzó los 12 millones de dólares (10,47 millones de euros), el máximo previsto de cuatro veces el salario base, después de que Apple rebasara ampliamente las metas de ingresos y beneficio operativo establecidas.

Hasta la fecha, parecía que Samsung Electronics no se había visto afectado por la estabilización del crecimiento mundial del mercado de celulares, registrando récords de beneficios.

"Las ganancias operativas disminuyeron drásticamente debido a la deslucida demanda en la división de memorias y la intensificación de la competencia en el sector de smartphones", explica la compañía a través de un comunicado recogido por la agencia de noticias surcoreana Yonhap.

"Samsung pierde terreno frente a Huawei, Xiaomi y otros rivales chinos en los grandes mercados chino e indio", indica Neil Mawston, un analista de Strategy Analytics.

Tim Cook, consejero delegado de Apple, ya lo avisó hace unos días: rebajó las previsiones para este año tras detectar una disminución de la demanda (entre otros motivos, por la guerra comercial EEUU-China).

La reputación del grupo quedó muy dañada en 2016 con el caso del Galaxy Note 7, cuyas baterías explotaban en algunos casos y que tuvo que ser retirado de la venta con un coste de miles de millones de dólares. Hace casi un año ya advirtió de que "lo novedoso de los smartphones premium estaba desapareciendo" y los últimos reportes hablan de unas bajas ventas del Note 9, su actual teléfono estrella.