Italia no modificará parámetros básicos de sus presupuestos para 2019

Italia se planta ante la UE y no cambiará sus presupuestos

Italia se planta ante la UE y no cambiará sus presupuestos

"Es nuestra convicción que estos presupuestos son los que necesita el país para repartir".

El borrador actualmente se encuentra en la Comisión de Presupuestos de la Cámara de los Diputados de Italia para su análisis preliminar antes de pasar al pleno de la Cámara e iniciar su debate parlamentario previo a su aprobación.

El Gobierno del Movimiento Cinco Estrellas (M5S) y de la ultraderechista Liga ha propuesto unos Presupuestos Generales expansivos para 2019, para lo que prevé un aumento del déficit hasta el 2,4 % del PIB para financias una serie de políticas.

El ministerio de Economía y Finanzas no se ha pronunciado en toda la jornada y hay mucha expectativa sobre el Consejo de Ministros, programado para esta noche.

El Gobierno italiano anunció hoy que no modificará sus Presupuestos para 2019 e insistió en el aumento del déficit al 2,4 % del PIB, aunque introdujo garantías para no superar ese límite, en un intento de calmar a la Comisión Europea. Sin embargo, Roma se niega a reducir el déficit presupuestario, tal y como exige Bruselas.

El 19 de octubre, la agencia calificadora Moody's redujo el bono soberano de Italia de Baa2 a Baa3 y dijo que "considera optimistas las proyecciones del gobierno" y que la abultada deuda pública del país "vuelve a Italia vulnerable a futuros choques internos o externos, en particular a un crecimiento económico más débil".

El ministro de Economía, Giovanni Tria, afirmó el viernes que su país mantuvo los principales pilares de su presupuesto. "Constatamos una falla técnica de la Comisión, lo que no afecta el diálogo constructivo que el gobierno italiano se ha empeñado en mantener", aseguró Tria.

Estos elementos serán valorados por la Comisión para elaborar su opinión sobre el nuevo borrador y el informe que será determinante para decidir si se abre un procedimiento que puede conllevar multas de entre el 0,2 % y el 0,5 % del PIB italiano (entre 3.450 millones de euros y 8.625 millones aproximadamente).

La UE y los mercados están preocupados porque Italia ya padece las consecuencias de la enorme deuda pública de 2,3 billones de euros, que representa aproximadamente el 131% de su PIB, la segunda más alta de la zona del euro después de Grecia.

En la medianoche del martes venció el plazo dado por la Unión Europea a Italia para rever los planes que prevén un objetivo de déficit para 2019 más elevado de lo deseado por el bloque.

Según Lorenzo Codogno, fundador de la firma LC Macro Advisors, "la Comisión cumplirá el primer paso para llevar a Italia hacia el procedimiento de déficit excesivo (EDP)".

Desde mediados de mayo, el diferencial entre la tasa de endeudamiento italiana y la alemana, el llamado 'spread', oscila en torno a los 300 puntos básicos, contra 130 de media en los primeros cuatro meses del año. En la carta respuesta a Dombrovskis y Moscovici, Tría señala que esos ingresos adicionales permitirán reducir la emisión de bonos del tesoro y el pago de intereses, con lo cual la disminución de la deuda será mayor que lo previsto, al descender a 0,3 por ciento este año, 1,7 en 2019, 1,9 en 2020 y 1,4 en 2021.