Suspendido diálogo entre indígenas y Gobierno de Colombia

Indígenas de Colombia marchan para exigir protección del Gobierno

Indígenas de Colombia marchan para exigir protección del Gobierno

Cerca de 500 indígenas de los pueblos Embera, Dóbida, Katío, Wounaan y Zenú, que habitan el departamento colombiano de Chocó (noroeste), llegaron el fin de semana a Bogotá para reunirse con representantes del Gobierno central y buscar salidas a la violencia que contra ellos ejercen actores armados.

"Está situación ha llevado a situaciones críticas de los pueblos indígenas dentro de las cuales se destaca el reclutamiento forzado, el desplazamiento masivo, entre otros", afirma.

La situación humanitaria y de confinamiento a causa de las presiones de los diferentes actores armados ilegales que se disputan el territorio es especialmente delicada para las comunidades indígenas del municipio de Riosucio, específicamente en los ríos Truandó y Bajo Atrato, cuyos habitantes temen por su vida.

"No entiendo porqué nos retuvieron desde anoche, venimos desde el Chocó a que el gobierno nacional nos ayude, nos cumpla", palabras de Marciano Paniama, indígena Embera Chamí.

También pidieron atención en salud para las comunidades.

La ONIC dio a conocer también que fue suspendida anoche por falta de garantías la mesa de diálogo que se había instalado el martes entre voceros de los pueblos originarios del Chocó y el gobierno.

La abogada afirmó, además, que otro grupo de indígenas que se movilizaban en buses para participar en la movilización fue detenido a las afueras de Bogotá y se le impidió el ingreso a la capital.

La Minga por la Vida, una convocatoria amplia de pueblos indígenas del Chocó, llegó a Bogotá el domingo pasado para exigir protección y respeto por sus derechos humanos. Acuerdos que han sido incumplidos de manera unilateral por el gobierno nacional. "Los organizadores de la movilización definieron, inicialmente, que el punto de llegada era en las instalaciones de la ONIC en Silvania (Cundinamarca)". Cabe destacar que entre los mingueros incluyen 11 mujeres embarazadas, 20 niños y decenas de mayores, quienes le siguen apostando a la lucha de sus apuestas.

Así mismo, dijo la Secretaría de Gobierno que pese a esta situación el Distrito ha estado atento para garantizar la movilización pacífica y la integridad de esta población. y que hay fuerza de Policía disponible, gestores de convivencia, equipo de funcionarios de asuntos Étnicos del Distrito y de la Personería delegada para los DDHH.