Mónica Lewinsky cuenta su versión sobre Clinton y la mancha del vestido

El celeb

El celeb

Y cómo olvidarlo, si el affair entre la recordada becaria de la Casa Blanca, Mónica Lewinsky y el presidente de los Estados Unidos en ese entonces, Bill Clinton, dio la vuelta al mundo.

"Ella me hizo entrar a la Oficina Oval, los tres fuimos al estudio del fondo, y ella pasó al salón comedor para ocultarse allí", añade Lewinsky. Clinton le entregó una copia del poemario Hojas de Hierba de Walt Whitman y elogiaría su apariencia. En este lugar se produjo el encuentro que terminó manchando el famoso vestido, que luego serviría como una de las pruebas que pudieron acabar con el mandato de Clinton.

"Yo no sabía... ¿iba a poder verlo a solas? ¿O no?", cuenta la ex becaria de la Casa Blanca en El Affair Clinton, una nueva serie de seis capítulos que se estrena el domingo 18 de noviembre en el canal A&E, según reportó The New York Post.

"Para mí fue un obsequio muy significativo", aseguró Lewinsky, agregando que tras recibir el libro "mis inseguridades se desvanecieron". Es un libro íntimo que no lo das a la ligera. Cualquiera que fuera mi reserva... ¿es verdad lo que siento?, ¿es eso realmente?

Después, sí, fueron al baño donde sucedió todo. En ese momento, dijo, "se habría manchado el vestido".

El pasado mes de junio, durante una entrevista concedida a la NBC, Craig Melvin le preguntó a Bill Clinton si pensaba que le debía una disculpa a Lewinsky, a lo que el expresidente contestó con un rotundo "no", alegando que ya se había disculpado de manera pública en 1998. "Me incorporé y le dije que quería pasar a la siguiente fase, y finalmente dijo que sí", explicó Lewinsky, refiriéndose a la supuesta relación sexual que mantuvieron, lo que provocó que su vestido se manchara.

Sin embargo, ella ni se enteró de la mancha de semen. "Esa noche fui a cenar con ese vestido y nadie me dijo nada al respecto", dijo. Ahora quiere formar parte del movimiento #MeToo, que denuncia el acoso sexual en Hollywood, y en el que muchos son seguidores de Hillary Clinton. "Y en los períodos en los que estaba apagada recuerdo mirar por la ventana pensando que la única forma de arreglar esto era matándome, era saltando por la ventana", cuenta Lewinsky entre lágrimas, de acuerdo al fragmento difundido por la cadena ABC.