Hijos siguen pasos de sus madres en relaciones

Los sondeos incluyeron información no solo sobre el matrimonio y el divorcio

Los sondeos incluyeron información no solo sobre el matrimonio y el divorcio

Un grupo de investigadores de EE.UU. ha determinado que las personas cuyas madres han tenido más parejas, ya sea de hecho o en matrimonio, a menudo siguen el mismo camino y tienden a tener numerosas relaciones amorosas, de acuerdo con un estudio publicado hoy por la revista especializada Plos One.

“Nuestros hallazgos sugieren que las madres pueden tener ciertas características que las hacen más o menos deseables en el mercado del matrimonio y mejores o peores en las relaciones”, aseguró la autora principal, Claire Kamp, profesora en la Universidad Estatal de Ohio (EEUU).

Gracias a un grupo de investigadores en Estados Unidos, se pudo comprobar que los hijos heredan y aprenden las habilidades y comportamientos de la madre, y estos repercuten en un futuro en sus propias relaciones amorosas. Más bien, el equipo estableció que ciertas características del carácter o actitud de la madre pueden transmitirse a las relaciones de sus hijas.

Si bien las investigaciones anteriores han encontrado que los hijos de padres que se divorcian también tienen más probabilidades de divorciarse, este nuevo estudio amplía el panorama.

"Uno podría considerar a la cohabitación como un tipo de relación atractivo y con menos compromiso si ha visto a su madre en una relación de ese tipo durante más tiempo", planteó Kamp Dush.

Los datos provinieron de la 'Encuesta Nacional Longitudinal de Jóvenes 1979' (NLSY79, por sus siglas en inglés) y de la 'Encuesta Nacional Longitudinal de Jóvenes, Niños y Adultos Jóvenes' (NLSY79 CYA, por sus siglas en inglés). Ambas encuestas han seguido a los mismos participantes durante al menos 24 años. "Todas estas relaciones pueden influir en los resultados de los niños, como vemos en este estudio", agrega. Según el estudio, tanto el número de matrimonios como el número de parejas que cohabitan con las madres tuvieron efectos similares sobre la cantidad de parejas que tuvieron sus hijos.

Dush añadió: "Lo que nuestros resultados sugieren es que las madres pueden transmitir a sus hijos, para bien o para mal, sus características matrimoniales y sus habilidades de relación". Sería el caso, por ejemplo, de la falta de habilidades para resolver conflictos o de problemas de salud mental que hacen difícil permanecer en una relación.