Los chismes matan, un chismoso es un terrorista — El Papa

“El chismoso es un terrorista”: papa Francisco critica a quienes “falsean la verdad”

“El chismoso es un terrorista”: papa Francisco critica a quienes “falsean la verdad”

El Papa Francisco dedicó la catequesis de la Audiencia General de este miércoles 14 de noviembre, celebrada en la Plaza de San Pedro del Vaticano, al Octavo Mandamiento del Decálogo: "No dirás falso testimonio ni mentirás".

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días!

"De hecho, las palabras "No darás falso testimonio contra tu prójimo" pertenecen al lenguaje forense".

Este mandamiento - dice el Catecismo - "prohíbe falsear la verdad en las relaciones con el prójimo" (No. 2464). Vivir de comunicaciones que no son auténticas es grave porque impide las relaciones y, por lo tanto impide el amor. La "comunicación" entre las personas no es sólo con palabras, sino también con gestos, con actitudes, y hasta con silencios y ausencias; se comunica con todo lo que uno hace y dice. Esto porque una persona "habla" con todo lo que es y hace. "Todos nosotros vivimos comunicando y estamos continuamente en equilibrio entre la verdad y la mentira".

"¿Qué significa decir la verdad? ¿Significa ser sinceros?"

"A veces nos jutificamos: 'Pero dije lo que sentía'". "O: "¡He dicho solamente la verdad!". Quizás sí, pero has revelado hechos personales o reservados. "¡Cuánto chismorreo destruye la comunión por impropiedad o falta de delicadeza!".

"Los chismes matan, y esto lo dice el apóstol Jacobo en su Carta". Y quien las dice "es un terrorista" porque con su lengua tira una bomba "que destruye la fama de los demás" y él - o ella- "se va tranquilo". No lo olviden: "chismear es matar".

"¿Qué es, entonces, la verdad?" El Pontífice destacó que "esta es la pregunta que hizo Pilato delante de Jesús". No dar falso testimonio quiere decir vivir como hijo de Dios, que jamás miente. Y este "testimonio" Jesús lo da con su pasión y su muerte.

"O también: "¡Solo dije la verdad!".

"En todos sus actos, la persona afirma o niega esta verdad". Desde las pequeñas situaciones cotidianas hasta las decisiones más exigentes. Bergoglio asegura que la verdad es más que "ser sinceros o exactos" en nuestras palabras, gestos y silencios. Que se lo pregunte cada uno. Los cristianos no somos hombres y mujeres excepcionales. "La verdad encuentra su realización plena en la persona misma de Jesús, en su modo de vivir y de morir, fruto de su relación con el Padre". Pero ¿por qué, si no abre la boca? "Esta verdad corresponde a la razón humana, pero la supera infinitamente porque es un don derramado sobre la tierra y encarnado en Cristo crucificado y resucitado". ""No dar falso testimonio, ni mentir", implica vivir como hijos de Dios, dejando que en cada acto se refleje que él es nuestro Padre y que confiamos en él". Yo me fio de Dios: esta es la gran verdad. "De nuestra confianza en Dios, que es mi Padre y me ama, nos ama, nace mi verdad y el ser verdadero y no un mentiroso".