Detenido un tirador al que acusan de querer atentar a Pedro Sánchez

El detenido por planear matar a Sánchez decía trabajar en la NASA

El detenido por planear matar a Sánchez decía trabajar en la NASA

Hoy, casi todos los diarios nacionales han publicado la detención de este vigilante de seguridad, atribuyéndole la intención de querer atentar contra el presidente del Gobierno "indignado por la exhumación del Valle de los Caídos del cadáver de Francisco Franco". Un perfil que inquietó a los policías por dos motivos: era un nostálgico del franquismo que no tenía nada que perder y era un tirador profesional. El detenido es Manuel Murillo Sánchez, un francotirador de 63 años que pertenece al club de tiro del Vallés. Porque Murillo pedía información sobre el presidente en las redes sociales y estaba dispuesto a sacrificarse por el bien de España. 61 y cuatro rifles de altísima precisión, capaces de acertar un blanco a 1.000 e incluso 1.500 metros de distancia.

Manuel M.S. también ha hablado sobre el armamento que la policía encontró en su vehículo y su domicilio: "Cuando me detuvieron, en el maletero del coche llevaba una carabina y una pistola de aire comprimido". Manuel Murillo Sánchez, que no contaba con antecedentes por actos violentos, era competidor de tiro. Poca duda cabe de que lo habría hecho si hubiera podido, por su determinación y capacidad para cometer el crimen.

El 21 de septiembre el detenido ingresó en prisión por orden de un juzgado de Terrassa que lo investiga por conspiración para atentar contra autoridad, amenazas graves y tenencia ilícita de armas, entre otros cargos, informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña.

"En ningún caso se ha visto comprometida la seguridad del presidente", reaccionó el gobierno en una nota tras conocerse la noticia, explicando que "este tipo de amenazas es una constante".

Sánchez ha iniciado su discurso señalando que ha sido "involuntario protagonista" de este suceso y ha agradecido el apoyo y solidaridad recibido así como el trabajo de las fuerzas y cuerpos de Seguridad del Estado. En el lugar donde se entrenaba han mostrado su sorpresa al conocer que planeaba matar a Pedro Sánchez.

"Los españoles nos merecemos volver a encontrarnos", ha dicho antes de concluir asegurando que "la única respuesta" que le gustaría dar es "sosiego y serenidad, normalidad y trabajo". "Sin embargo, la Audiencia Nacional, que ha condenado a raperos por sus letras, considera que este caso no es terrorismo", afirma. Por contra, los titiriteros de Alkaeta, tuiteros y raperos sí fueron juzgados y algunos condenados y encarcelados por la Audiencia Nacional.

El líder del PP, Pablo Casado, quien se encuentra en Helsinki, ha enviado un "abrazo muy fuerte" a Sánchez tras la detención del tirador.