Dos muertos, entre ellos al atacante, tras un atentado terrorista — Australia

Un agente de la policía de Melbourne se enfrenta con el atacante | EFE

Un agente de la policía de Melbourne se enfrenta con el atacante | EFE

Un hombre mató a puñaladas a una persona e hirió a otras dos el viernes en una concurrida calle del centro de la ciudad australiana de Melbourne luego de estrellar un auto en llamas contra un centro comercial, informaron fuentes policiales.

El sospechoso, que fue capturado por la policía y murió estando detenido, era "conocido" por los servicios de seguridad y viajaba en un vehículo 4x4 lleno de bombonas de gas, agregó. Estado Islámico ha reivindicado el ataque.

El portavoz de la Policía del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, confirmó en una rueda de prensa que disparó contra el supuesto atacante en el pecho y este ha fallecido en el hospital.

Se trata de "una respuesta para atacar a los ciudadanos de la coalición", se añade en la nota en alusión a la alianza internacional que lucha contra los yihadistas en Siria e Irak, lidera por Estados Unidos y de la que forma parte Australia.

El hecho ocurrió en la esquina de Swanston Street con Bourke Street, una calle comercial cercana al parlamento estatal de Victoria, cuando la policía se acercó por la presencia de una camioneta en llamasque había chocado alrededor de las 16,30 hora local (2.30 de la madrugada argentina).

Precisó que los funcionarios no buscan a nadie más por el momento y explicó que no se ha determinado que el incidente esté vinculado al terrorismo, sin embargo, la investigación sigue abierta y aseguró que no se descarta ninguna posibilidad. Tras salir del coche, el presunto autor del ataque arremetió con un cuchillo contra los allí presentes, uno de los cuales falleció en el lugar.

Imágenes difundidas en las redes sociales mostraron el vehículo en llamas desplazándose lentamente hacia la vereda, así como las agresiones de un hombre alto vestido de pantalón blanco y túnica negra mientras varios agentes de la policía intentaban reducirlo. "Era el chasis. La gente corría y gritaba", dijo una testigo.

Otro testigo explicó a la emisora ABC que salió corriendo de uno de los locales comerciales en el que trabaja después de oír lo que parecía un disparo y se encontró a uno de los heridos.

Simultáneamente, los testigos que se encontraban en el lugar gritaron a los uniformados que algunos transeúntes habían sido apuñalados. 6 personas murieron y 30 resultaron heridas.