Chofer cuida de esposa con Alzheimer mientras trabaja

Imagen ilustrativa

Imagen ilustrativa

"Yo la he cuidado solo, pero se me ha hecho muy pesada la situación, esto me tiene realmente estresado y no doy más (...) hay veces que me dan ganas de auto eliminarnos", confesó el marido.

Una nueva muestra de las ingratas condiciones que deben enfrentar en Chile los adultos mayores quedó en evidencia luego de que se conoció el caso de Mario Núñez (71), quien es chofer de micro y trabaja todos los días junto a su esposa, Fresia Farías (65), debido a que padece de Alzheimer y no tiene los recursos para pagarle a alguien que la cuide.

"Se me ha caído del micro, a veces va durmiendo o le da frío, tiene ganas de ir al baño y debe hacer en un tarro", contó Mario. Perdió por completo su autonomía.

"Haga frío o calor, o como sea que esté el clima, tengo que levantarla. Ahora que logré esto me siento tranquilo, siento mucha felicidad pero a la vez me da pena, aunque sé que todo esto es por su bien", resaltó.

También explicó que recibe mucho apoyo de los pasajeros, pero algunos se burlan de su señora y eso es lo que más le duele. "A mi edad no puedo enfrentarme a una persona joven, entonces estar peleando sería un problema más".

Él tiene que llevarla todos los días a trabajar al bus de la locomoción colectiva que conduce en La Serena y Coquimbo, lo que deteriora el bienestar de ambos, pues Mario realiza una jornada laboral de 10 o 12 horas diarias. A pesar de que la mujer tiene hijos, ninguno de ellos puede ayudarla por diferentes razones. "Ese es nuestro día a día", comentó. Aseguró que no quiere deshacerse de su señora, solamente quiere internarla en un lugar donde esté de lunes a viernes. Nací de una mujer y por eso las respeto.

Con el cansancio a cuestas relata que todos los días se despierta a las 5:30 de la mañana y también despierta Fresia, que lo acompaña en sus recorridos por La Serena y Coquimbo. "Más vale hacerse el sordo", dice desanimado. Pero esta me duele la señora que va durmiendo es esposa...

Según detalla Clarín, en la búsqueda de ayuda, el hombre se acercó a diversos organismos como el Servicio Nacional del Adulto Mayor (Senama), el Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género (SernamEG), y la propia Municipalidad.

Medios de comunicación de varios países han publicado la historia de Mario y el pasado miércoles 7 de noviembre, el Hogar La Visitación de María de Fundación Las Rosas anunció que cuidaría de Fresia con personal especializado para tratar su alzhéimer. Si bien los tratamientos actuales para el Alzheimer no pueden detener el avance de la enfermedad, pueden ralentizar por un tiempo el empeoramiento de los síntomas y mejorar la calidad de vida de las personas con Alzheimer y sus cuidadores.