"Ricos en recursos, pero escandalosamente pobres" — Mensaje de Francisco

El Papa en la catequesis: la vida es tiempo para amar, no para poseer

El Papa en la catequesis: la vida es tiempo para amar, no para poseer

El Papa Francisco continuó este miércoles 7 de noviembre en la Audiencia General con sus catequesis sobre el Decálogo, y en esta ocasión reflexionó sobre el Séptimo Mandamiento: "No robarás".

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! De hecho, “la sensibilidad humana es muy susceptible a la defensa de las posesiones”.

Si bien el concepto es que en todas las culturas robar es inaceptable, el Papa Francisco invitó a abrirse a una lectura más amplia de esta palabra, focalizando el tema de la propiedad de los bienes a la luz de la sabiduría cristiana.

“En la doctrina social de la Iglesia se habla del destino universal de bienes. ¿Qué significa esto?”, comenzó Francisco.

Por ello, insistió que "los frutos de la creación están destinados a todo el género humano".

También citó estas otras palabras del Catecismo: "El destino universal de los bienes continúa siendo primordial, aunque la promoción del bien común exija el respeto de la propiedad privada, de su derecho y de su ejercicio".

"El mundo es rico en recursos para asegurarles a todos los bienes primarios".

El mundo es rico en recursos para asegurar a todos el acceso a los bienes fundamentales; sin embargo, muchos viven en una situación de pobreza escandalosa. ¡Pero el mundo es uno solo!

"El mundo es uno solo", afirmó el Papa, "la humanidad es una sola", y la riqueza del mundo de hoy "está en las manos de las minorías de pocos y la pobreza es el sufrimiento de muchos, de la mayoría".

Si hay hambre en la tierra, ¡no es porque falten alimentos! Incluso por las exigencias del mercado se llega a veces a destruirlo, se tira. Lo que falta es un "espíritu empresarial libre y previsor, que garantice una producción adecuada, y un enfoque de apoyo, que garantice una distribución justa". "Efectivamente si no consigo donar algo es porque esa cosa me posee, tiene poder sobre mí y soy su esclavo". “Toda riqueza, para ser buena, debe tener una dimensión social”, subrayó.

"En esta perspectiva surge el significado positivo y amplio del Mandamiento 'No robarás'". Nadie es dueño absoluto de los bienes: es un administrador de los bienes. Y todo bien sustraído a la lógica de la Providencia de Dios es traicionado, traicionado, en su sentido más profundo.

El Papa aseguró que si eres rico, es una responsabilidad que tienes: "lo que poseo verdaderamente es lo que sé donar", dijo.

También explicó el sentido positivo de este mandamiento: "significa que el Señor nos llama a ser administradores responsables de su Providencia, a aprender a multiplicar con creatividad los bienes que poseemos para usarlos con generosidad en favor de nuestro prójimo, y de este modo crecer en la caridad y en la libertad". 2, 4, ver St.5, 11). Lo que nos hace ricos no son los bienes sino el amor.

Así, advirtió: "Muchas veces hemos escuchado lo que el pueblo de Dios dice: 'El diablo entra por los bolsillos'". Se empieza por el amor al dinero, la fama que hay que poseer; luego llega la vanidad: "Ah, soy rico y presumo de ello"; y al final, el orgullo y la soberbia. Este es el modo de actuar del diablo en nosotros. "No robar quiere decir: ama con tus bienes, aprovecha tus medios para amar como puedas". Entonces tu vida será buena y la posesión se convertirá verdaderamente en un don. Porque la vida no es tiempo para poseer, sino para amar”.+. Y no es solamente este o aquel hombre sino que todos los hombres están llamados a este desarrollo pleno.

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española venidos de España y Latinoamérica.