Holandés acude a la Justicia para quitarse 20 años de su identificación

Holandés de 69 años pide ser rejuvenecido 20 años

Holandés de 69 años pide ser rejuvenecido 20 años

El holandés Emile Ratelband, de 69 años, ha iniciado una batalla judicial para poder quitarse al menos veinte años del documento de identidad porque considera que sufre "discriminación" por una edad que "no se ajusta" a su físico.

Ratelband argumenta que su estado es tan bueno que los médicos le han dicho que tiene el cuerpo de un hombre de 45 años, llegando incluso a describirse a sí mismo como un "joven dios".

Ratelband nació el 11 de marzo de 1949, pero dice que se siente al menos 20 años menor y por eso quiere cambiar su fecha de nacimiento al 11 de marzo de 1969. "Tener 69 años es limitante: si tengo 49 podré comprar una nueva casa, conducir un auto distinto, trabajar más".

"Puedo postular a más trabajos".

El hombre le dijo a un juez de la ciudad de Arnhem, en Holanda, que no se siente cómodo con su fecha de nacimiento, ya que no refleja su verdadero estado emocional, de acuerdo a lo que reporta el diario británico The Guardian, y comparó su situación con las personas que se identifican como transgénero.

Además hay un punto que le interesa resaltar: "Cuando estoy en Tinder y digo que tengo 69 no obtengo ni una sola respuesta. Cuando tenga 49, con la cara que tengo, estaré en posición de lujo", aseguró. "¿A quién le importa mis padres?", fue la respuesta que recibió por parte de Ratelband.

"Me siento joven, en forma, delgado, y quiero que todo esto sea reconocido legalmente ya que me siento ofendido, perjudicado y discriminado por mi edad", declaró este jueves a la AFP Ratelband, 'coach' personal "especializado en el desarrollo y la conciencia de sí mismo". Por ejemplo, las empresas son reacias a contratar pensionados como consultores y cree cambiar su edad será buen negocio para el Gobierno, ya que renunciaría a su pensión hasta que alcance su edad de retiro, nuevamente.

El juez aseguró que entiende las razones de Ratelband, pero la corte le explicó que existirían problemas prácticos si se permitiera a la gente cambiar su edad, pues esto significaría que se estaría borrando una parte de sus vidas.

Mientras tanto, se espera que próximamente ocurra una nueva audiencia y se sepa si finalmente la justicia aceptará la petición del sujeto o no.