Caso Balda: Jueza Daniella Camacho Rafael Correa va o no juicio

La primera reacción de Fernando Balda tras el llamado a juicio a Rafael Correa

La primera reacción de Fernando Balda tras el llamado a juicio a Rafael Correa

Aún no se ha obtenido respuesta ya que el Exmandatario reside en Bélgica desde 2017.

Sin embargo, Correa -en libertad a pesar de que afronta desde julio una orden de prisión preventiva- sólo será enjuiciado si es llevado ante un tribunal, pues la ley impide su juzgamiento en ausencia por ese presunto delito, castigado con hasta siete años de cárcel.

Con el llamamiento a juicio tanto Correa como Romero son considerados prófugos de la justicia al encontrarse uno en Bélgica y el otro en España.

A Rafael Correa, expresidente de Ecuador, no pueden juzgarlo como reo ausente, es por eso que la decisión de la jueza nacional Daniella Camacho de iniciar un juicio en su contra queda un poco en el limbo, ya que el político no está en el país.

Por su parte, Correa ha señalado que el caso Balda es "una farsa" y ha afirmado que "todo es persecución política porque no pueden derrotarnos en las urnas".

Cinco personas, a las que se habría pagado con fondos reservados del Estado para no levantar sospechas, según el ente acusador, lo forzaron a subir a un automóvil, pero la policía colombiana logró interceptar el vehículo y liberarlo. Desde allí ha denunciado ser un perseguido político del gobierno de su antiguo amigo y compañero de partido, el actual presidente Lenín Moreno. "Pretenden con eso tenerme desterrado siete, ocho años, hasta que prescriba" y "tenerme fuera el país para la próxima campaña [electoral], en marzo de 2019", agrega.

Preguntado sobre un eventual regreso para enfrentar el juicio, Correa lo descarta porque sería "regresar para que te masacren con la injusticia que vive el país".

Su defensa ahora pasa también por acudir ante instituciones internacionales, confirmó a la AFP, como hicieron en septiembre sus consejeros jurídicos que denunciaron esa "persecución judicial" ante el Relator Especial Especial de la ONU sobre la independencia de jueces, fiscales y abogados. "Ya hemos agotado todo lo razonablemente posible", avanzó. "De persecución política, tenemos muchísimas pruebas", agregó.

"Si lo hubiera aceptado ya tendríamos la alerta roja. Y lo rechaza por ser un caso evidentemente político, es de libro de texto, es una persecución política", subrayó.