Arrestan a un francotirador que quería matar al presidente de España

Detienen en España a un hombre que amenazó con matar al presidente del gobierno Pedro Sánchez

Detienen en España a un hombre que amenazó con matar al presidente del gobierno Pedro Sánchez

El arrestado, un vigilante de seguridad privada con un historial de problemas psicológicos, nunca había participado en actos violentos, ni tiene antecedentes penales. Tras anunciarse la exhumación del dictador, habría empezado a buscar cómplices para acabar con la vida del presidente. "Manifiesta que está dispuesto a hacer el sacrificio por España y que no le importan las consecuencias, como la detención o el ingreso en prisión", ha explicado el portavoz de los Mossos, el inspector Albert Oliva, en rueda de prensa.

El detenido está acusado de un presunto delito de propuesta de homicidio con agravante de autoridad, en este caso por tratarse del actual presidente Pedro Sánchez. Además, es un tirador sobresaliente, el mejor de los del club de tiro olímpico del Vallés en el que practicaba y competía con éxito desde hacía muchos años, hasta convertirse en un experto en armamento; un francotirador avanzado capaz no sólo de modificar armas cortas o largas, sino incluso de construirlas. Ahora mismo esta coordinadora local de Vox es un testigo protegido.

La policía halló en su casa 16 armas de fuego, incluidos rifles de alta precisión y un subfusil de asalto, según el diario Público que adelantó la noticia. En el registro de su domicilio se localizó un fusil de asalto militar Cetme, un subfusil ametrallador Skorpion vz. En su coche llevaba dos pistolas, una de ellas modificada e ilegal.

Precisamente una usuaria de este grupo de WhatsApp dio la señal de alarma al ver que las palabras empezaban a resultar creíbles y que solicitó ayuda y apoyo logístico para cometer un atentado contra Sánchez. El caso está en manos del Juzgado número 3 de Terrassa, ya que la Audiencia Nacional -máxima instancia penal- rechazó que se tratara de una amenaza "terrorista".

Murillo está actualmente en prisión incondicional en el Centro Penitenciario Brians-2, en Sant Esteve Sesrovires, cerca de Martorell, donde confesó nada más ingresar sus intenciones de atentar contra Pedro Sánchez.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) el detenido está siendo investigado por los delitos de conspiración para atentar contra la autoridad con uso de arma, incitación al odio, amenazas graves y tenencia de armas, municiones y explosivos. En las redes comulgan la indignación con la sorna de comparar a Sánchez con JFK, pero lo cierto es que los servicios de seguridad de Moncloa se tomaron en serio la amenaza desde el primer momento. Moncloa ha hecho también un llamamiento a seguir trabajando "por la serenidad en el debate político".