Malasia abolirá pena de muerte

Malasia derogará la pena de muerte | La Crónica de Hoy

Malasia derogará la pena de muerte | La Crónica de Hoy

- Luego que el gobierno de Malasia decidió abolir la pena de muerte a más de 1.200 presos en su país, entre ellos el boliviano Víctor Eduardo Parada, que fue arrestado por tráfico de drogas y condenado a morir en la horca, la Cancillería de Bolivia informó que ya tomaron conocimiento del caso.

"El gobierno malasio está de acuerdo en abolir la pena de muerte", declaró el ministro de Comunicaciones del país, Gobind Singh Deo que enfatizó en que el rechazo a esta pena es cada vez más grande.

Este proyecto de ley será estudiado en la próxima sesión de la Cámara baja del Parlamento, prevista para el 15 de octubre, indicó el funcionario.

La suspensión de la Ley de Sedición, que data de la época de la Colonia británica, es parte de las promesas del primer ministro, Mahathir Mohamad, durante su campaña electoral de las elecciones generales de mayo pasado, de derogar las leyes opresivas y combatir la corrupción.

La pena capital, que se lleva a cabo mediante el ahorcamiento, está vigente en Malasia para una serie de crímenes que van desde el asesinato hasta el secuestro, pasando por la posesión de armas de fuego, el tráfico de drogas y otros delitos.

La moratoria sobre la pena de muerte salvaría, entre otros prisioneros a Siti Aisyah y Doan Thi Huong, las dos mujeres acusadas del asesinato de Kim Jong-nam, medio hermano del líder norcoreano Kim Jong-un, ocurrido en febrero pasado en el aeropuerto de Kuala Lumpur.

"La pena de muerte es bárbara e inimaginablemente cruel", destacó N. Surendran, asesor del grupo defensor de los derechos humanos "Abogados por la Libertad", en un comunicado.

En la actualidad solo 23 países mantienen la pena de muerte y Malasia se ubicó como el décimo entre la naciones que más condenados ejecutaron en 2016, refiere la prensa local.

Actualmente más de mil 200 presos se encuentran en el corredor de la muerte, lo que representa el 2,7 por ciento de la población encarcelada en el país.