Lady Gaga protagoniza la película "Nace una estrella"

“Nace una estrella” Lady Gaga invita a perseguir los sueños en una película con olor a Oscar

“Nace una estrella” Lady Gaga invita a perseguir los sueños en una película con olor a Oscar

La relación de la pareja está basada en la mutua admiración artística y es Maine quien decide apoyar la carrera de la mujer a la que ama y convertirla en el nuevo ídolo de la música.

Una interpretación para la que la cantante abandonó temporalmente su rubio platino por su castaño original y a la que se enfrentó sin maquillaje para dar vida a la joven Ally, una camarera y aspirante a cantante a la que una estrella del rock, Jackson Maine (Cooper), descubre una noche de borrachera. Con "Nace una estrella" cumple ese anhelo.

Saludada como una película que vuela directa hacia el Oscar, construida sobre un argumento que siempre funciona -tanto en las versiones oficiales como en las que en algún modo la han imitado-, Ha nacido una estrella, versión Bradley Cooper, genera un interesante material para el debate y la paradoja. Barbra Streisand, en cambio, encabezó la tercera, la menos lograda de todas.

"Gaga aprovecha cada oportunidad para impresionarnos sin dejarnos exhaustos", consignó The Chicago Tribune sobre la actuación de Gaga, misma que el The Guardian calificó "sensacionalmente buena", asegurando que el filme es "escandalosamente disfrutable". Queda la historia, un relato sobre una carrera que nace y otra que agoniza en el contexto de esa feria de vanidades que es el mundo del espectáculo. Es magnética y en cada plano que aparece dan ganas de seguir viéndola. Mientras que detrás de cámara sabe cómo dominar la puesta y enfatizar en lo verdaderamente importante.

Sin embargo, no se puede soslayar que la primera parte de la película es mucho más fluida y cautivadora que la más apresurada, convencional y algo confusa segunda mitad.