"El PT tiene la experiencia más exitosa de gobernar" — Lula da Silva

“Es hora de levantar la cabeza por qué puede tener igual pero en este país no hay nadie mejor que nosotros” dijo Lula

“Es hora de levantar la cabeza por qué puede tener igual pero en este país no hay nadie mejor que nosotros” dijo Lula

- Los 147.3 millones de electores brasileños elegirán este domingo al nuevo presidente del país en medio de una pronunciada polarización que el ultraderechista Jair Bolsonaro y el socialista Fernando Haddad insistieron en llevar hasta las vísperas de los comicios.

La ley brasileña exige un balotaje si ningún candidato obtiene la mayoría absoluta de los votos.

En Minas Gerais y Río de Janeiro, segundo y tercer mayores colegios electorales de Brasil, dos candidatos neófitos en la política y que recibieron la bendición de Bolsonaro fueron los más votados y disputarán las gobernaciones en segunda vuelta. "Quien venza, sea Bolsonaro o Haddad o el que sea, el poder es del pueblo", reiteró al referirse a unas declaraciones en las que el ultraderechista aseguró que no aceptaría un resultado diferente a su victoria. "Si no tuviéramos a Bolsonaro nos convertiríamos en una Venezuela". "Tengo que seguir siendo la misma persona". La noticia fortalecía las expectativas de reformas rápidas y amigables con el mercado.

Pero un historial de feroz retórica antidemocrática, su postura de que la policía debe matar a tantos criminales como sea posible y su plan para bloquear el aborto y el matrimonio gay han disgustado a muchos votantes.

Hoy dijo que no está preocupado con pasar el cargo a un candidato como Bolsonaro, pues "cualquiera que sea electo representa la voluntad popular".

Después de votar en Sao Paulo, Haddad habló brevemente con la prensa.

En la disputa por los 54 escaños de senador que estaban en juego hoy, el PSL de Bolsonaro, que no tenía representación en la Cámara Alta, garantizó cuatro mandatos, uno más que el PT.

Ambos candidatos dieron a entender que hoy mismo comenzarán los contactos con otras fuerzas políticas de cara a la segunda vuelta, para la cual la campaña se reanudará en la televisión el próximo fin de semana.

Bolsonaro siempre quiso que su rival fuera Haddad, y Haddad siempre quiso competir con Bolsonaro en segunda vuelta, argumenta Veja. Y durante toda la campaña, los brasileños se quejaron de que la confianza que tenían en sus líderes se está evaporando. "Estoy con mucha fe y esperanza y trabajé mucho para eso (ganar este domingo)". VER MÁS:Bolsonaro protagoniza el último debate presidencial de las elecciones en BrasilEl candidato de Partido Social Liberal también ha despertado una ola de repudio _plasmada en enormes movilizaciones callejeras_ por sus polémicas posturas en defensa de la dictadura militar, la tortura y sus comentarios ofensivos hacia las mujeres, negros y homosexuales.