Realizan plantón por la libertad de los "presos políticos" en Nicaragua

Nicaragua continúan las marchas en contra de Daniel Ortega y la violencia del FSLN- OSWALDO RIVAS

Nicaragua continúan las marchas en contra de Daniel Ortega y la violencia del FSLN- OSWALDO RIVAS

La protesta atrajo a una multitud de personas a pesar de la fuerte presencia policial en el punto de reunión y horas antes de la marcha, dos manifestantes "claves" fueron arrestados, uno de ellos, Javier Espinoza, que animaba las protestas con su equipo de sonido y el otro, el joven Norwin Gutiérrez Álvarez, encargado de dirigir el recorrido para evitar situaciones violentas.

Tal como en protestas anteriores, algunos manifestantes fueron agredidos por motociclistas y hombres encapuchados. Según el portal oficialista 19 Digital, la caravana de vehículos oficialista era del "pueblo sandinista" que pedía "una vez más justicia y reparación para las víctimas del terrorismo y porque quieren una Nicaragua en paz y tranquilidad".

Baltodano, secretario general del Sindicato de Docentes de la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), un bastión en las protestas contra el presidente Daniel Ortega, fue capturado la tarde de este sábado, "sin ninguna explicación", según los informantes.

Asimismo, resaltó que la batalla de San Jacinto constituyó la primera derrota del expansionismo yanqui en Nicaragua.

Los nicaragüenses llevan casi cinco meses manifestándose contra el gobierno pese a la represión, que ha dejado más de 320 muertos, 2.000 heridos, más de 300 detenidos por participar en las marchas y al menos 400 médicos y maestros despedidos por apoyar las protestas.

Este domingo, miles de nicaragüenses se hicieron sentir en las calles, donde exigieron la salida de Daniel Ortega, actual presidente de Nicaragua.

"En estos momentos difíciles, por lo que vivimos los nicaragüenses, asumimos la cruz del sufrimiento, no el mesianismo triunfalista, como muchos lo han querido plantear en Nicaragua", dijo el rector de la catedral metropolitana de Managua, Luis Herrera, en la misa dominical.

Sin embargo, Ortega solo reconoce 198 muertos, niega ser el responsable y sostiene que se trata de un "golpe de Estado".

Las protestas iniciaron el 18 de abril contra una fallida reforma al seguro social que se convirtió en una demanda de salida del poder de Ortega y de su esposa la vicepresidenta Rosario Murillo.

El suceso ocurrió en la ciudad de Somoto, cerca de la frontera con Honduras, cuando al parecer los oficialistas rodearon a los manifestantes y los atacaron con "piedras y fusiles AK-47", de acuerdo con la denuncia.

"No nos dejaron ni siquiera iniciar la marcha", dijo un manifestante en un grupo de Whatsapp que, al igual que los demás, prefirió no hacer pública su identidad por temor a represalias.