Demandan al Estado por APM Terminals

APM Terminals iniciará arbitraje internacional contra Guatemala

APM Terminals iniciará arbitraje internacional contra Guatemala

La filial española del grupo Maersk, APM Terminals, notificó al gobierno que comenzará el proceso de arbitraje internacional en contra del Estado de Guatemala por el caso TCQ.

El director del portafolio de APM Terminals en Latinoamérica, Mogens Larsen, explicó en un comunicado que la compañía dedicó "bastante tiempo y esfuerzos" para resolver una situación que se originó "con anterioridad a nuestra adquisición de la Terminal de Puerto Quetzal", en el Pacífico.

De esa cuenta, explica Larsen, se ven obligados a "proteger la inversión sustancial" que han realizado. Según investigaciones del Ministerio Público y de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), la empresa española Grup Maritim Terminal de Contenedores de Barcelona (TCB) pagó sobornos por unos 30 millones de dólares para construir y explotar el usufructo de la terminal por 25 años y constituir la empresa Terminal de Contenedores Quetzal.

El 5 de diciembre de ese año la Procuraduría declaró nulo el contrato, lo cual, asegura APM en un comunicado, los coloca en "incertidumbre y riesgo".

La notificación está enmarcada en un acuerdo firmado entre Guatemala y España, que entró en vigencia en mayo de 2004, el cual es Instrumento Internacional para la Protección de las Inversiones Aplicable, APRI, para la promoción y protección recíproca de inversiones.

Sin embargo esta es una "discusión" que irá desenvolviéndose, agregó Falkentoft.

"La nulidad del contrato de usufructo y el consiguiente cierre de la terminal no solo tendría un impacto en el Grupo Maersk, sino que también tendría un impacto negativo severo en la conectividad del comercio exterior de Guatemala, su infraestructura portuaria y el empleo local", señaló Larsen.

Un arbitraje de inversión internacional podría tener efectos adversos para Guatemala en el área de la inversión extranjera directa y la calificación del riesgo país, así como en otras áreas de eficiencia en el manejo del sistema portuario nacional.

APM Terminals Quetzal reinauguró sus operaciones en noviembre de 2017, en un acto en el que uno de los detalles que más resaltó fue el cambio de nombre.

La estructura encargada del negocio supuestamente fue liderada por el propio Otto Pérez y Roxana Baldetti, quienes acumulan ese caso a su historial judicial.