Alemania: condenan a pareja por vender a su hijo a pederastas - Mundo

Mala eres

Mala eres

La madre, de 48 años, y su pareja, de 39, confesaron los delitos durante el juicio.

Una mujer alemana y su pareja fueron condenados a 12 y 14 años de prisión por explotar sexualmente al hijo de la mujer a través de Internet por un período de dos años.

La pareja deberá pagar cerca de US$49.000 en daños y perjuicios no solo al joven sino a una niña de tres años que también fue abusada.

El caso reabrió el debate en Alemania acerca de las leyes infantiles, y que pude hacerse para que un menor no duerma bajo el mismo techo que un pedófilo. Los hombres fueron procesados individualmente.

Javier González Díaz, que reconoció los hechos y solicitó terapia en el primer día del juicio, fue condenado por "catorce cargos de abusos sexuales graves, uno de violación y otro de daños, a la vez que grababa pornografía infantil", además de a resarcir a su víctima con una indemnización de 18.000 euros, explicó el juez Stefan Buergelin.

Los oficiales habían separado al pequeño de su madre en marzo del 2017 por una investigación policial que indicaba que ella era una amenaza para él. Entre los acusados se encuentra un ciudadano español, que en la víspera fue condenado a diez años de cárcel por haber violado al menor.

Hasta el momento han sidoimputadas ocho personas que fungían como clientes, entre ellos un español que se hacía llamar 'Tío Luc' que confesó haber violado al niño en múltiples ocasiones por las que había pagado más de 10 mil euros. El niño fue humillado, insultado, atado, enmascarado y se abusó de él, detalló.

Bienestar infantil, ha sido duramente criticada por no haber tomado acciones tempranas en contra del abuso desde antes y la revista alemana Der Spiegel reportó en su portal en Internet que Bienestar Social no contribuyó a la rápida captura de la pareja abusadora. De acuerdo con la Fiscalía, desde principios de septiembre de 2016 hasta agosto de 2017, viajó varias veces de España al sur del estado federado de Baden-Württemberg, donde alquiló apartamentos vacacionales para perpetrar el delito.

Esta red de abuso fue descubierta a través de una filtración anónima. Filmó el abuso y vendió estas películas posteriormente a través de la "Darknet", agregó la fiscal.