Revelan que el ARA San Juan intentó comunicarse tres veces

El “submarino” de Valle Grande ahora se llama “ARA San Juan”

El “submarino” de Valle Grande ahora se llama “ARA San Juan”

Ante la Comisión Bicameral del Congreso que investiga la desaparición del submarino, el suboficial de Comunicaciones Rubén Espínola, dijo haber captado un sonido (las comunicaciones, según explicó, son encriptadas, por lo que no se escuchan palabras) posterior al horario en el que se registró la explosión informada por un organismo internacional.

Espínola aclaró que el sonido "no era nítido" y que no pudo "establecer el enlace" pero que creía que podía ser del ARA San Juan debido a que todos los submarinos tienen cuatro frecuencias propias por las cuales se comunican.

Espínola, quien se presentó el 12 de julio ante la comisión, agregó que informó en forma verbal a sus superiores y que tres días después, cuando se reincorporó al servicio, registró los fallidos intentos de comunicación desde la nave. Además, detalló que alertó sobre estos tres intentos de contacto a Puerto Belgrano, que por esas horas no tenía información sobre lo que había sucedido con el submarino. Para mí era el submarino porque era la frecuencia del submarino.

"Este dato es de vital importancia, porque si se trató efectivamente de una señal del ARA San Juan y los superiores del suboficial Espínola lo pasaron por alto, habría que investigar si hubo negligencia en horas claves para el rescate", advirtió la senadora nacional Magdalena Odarda (RIO-Río Negro), en la reunión de la comisión bicameral, que preside el diputado Guillermo Montenegro (Pro-Buenos Aires).

"Como estación auxiliar, nosotros recibimos transmisiones cifradas", dijo a los legisladores según La Nación.

Inteligencia. Por su parte, el contraalmirante Pedro Eugenio Galardi, director general de Inteligencia Naval, confirmó que había un agente de Inteligencia a bordo. En el momento de la desaparición del submarino conducía el área de Personal y Salud de la Armada.

El testimonio de Galardi se contrapuso con la carta de Anabella Castillo, esposa del marino de inteligencia que se embarcó en el submarino. La carta fue leída en la audiencia.

Al cumplirse ocho meses de la última comunicación, los familiares se concentrarán frente al Congreso y marcharán con banderas argentinas hasta la Casa Rosada, para insistir en sus reclamos.