Internacionales: Atentado suicida dejó 128 muertos y 122 heridos en Pakistán

Una víctima de los ataques durante un mitin en Pakistán

Una víctima de los ataques durante un mitin en Pakistán

Se trata del segundo atentado del viernes en el país asiático y entre los muertos, hay un candidato a los comicios provinciales.

El atentado fue perpetrado por un terrorista suicida quien hizo explotar las bombas que portaba durante un mitin del político Siraj Raisani, de la formación regional Partido Nacionalista Awami (ANP), en un mercado local.

Según el EI, se produjo "en la zona de Darengarh, en el distrito de Mastung, en la provincia de Baluchistán, al suroeste de Pakistán".

El fallecido era hermano de un antiguo jefe de Gobierno de Baluchistán, Mohammad Aslam Khan Raisani, y uno de sus hijos había muerto también en un atentado terrorista en 2011.

"El atacante estaba sentado entre las personas (que asistían el acto) e hizo explotar las bombas que portaba al final del evento", dijo a Efe el portavoz de Policía de Mastung, Sana Ullah.

Entretanto, el grupo terrorista autodenominado Estado Islámico (Daesh, en árabe) ha asumido la autoría de estos ataques.

Bajwa destacó además que, entre las "valiosas vidas perdidas", estaba la de Siraj Raisani, un "leal y capaz político".

La mañana de este viernes, otro estallido se produjo en la ciudad de Bannu, en la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, en el que murieron cuatro personas y otras 39 resultaron heridas.

El pasado día 10, al menos veinte personas murieron y sesenta resultaron heridas en un ataque suicida también en Khyber Pakhtunkhwa y en la que murió el político Haroon Bilour.

Las primeras investigaciones apuntan a que se trató de un ataque suicida en el cual se habrían utilizado de ocho a diez kilogramos de explosivos, aunque por ahora ningún grupo extremista ha reivindicado la acción, sostuvo el director de Defensa Civil de Baluchistán, Aslam Tareen.

El atentado es el más reciente y mortal de una serie de ataques perpetrados contra personas políticamente expuestas mientras el país se prepara para las elecciones generales del próximo 25 de julio.

La violencia se redujo en el país durante 2017 con 1260 muertos por terrorismo -540 de ellos civiles, 208 miembros de las fuerzas de seguridad y 512 supuestos terroristas-, la cifra más baja en una década, según el portal de Terrorismo del Sur de Asia, que estudia la violencia en la región.