Imputados en EEUU doce agentes rusos por hackear la campaña de Clinton

El fiscal general adjunto Rod Rosenstein en su rueda de prensa de este viernes

El fiscal general adjunto Rod Rosenstein en su rueda de prensa de este viernes

Los nuevos cargos afectan a doce agentes de inteligencia del Kremlin, que accedieron y difundieron datos electrónicos de la campaña de Clinton con objeto de beneficiar a su rival republicano, aunque la acusación no precisó si el propósito del Kremlin tuvo o no efecto.

Además, estos 12 fueron acusados de haber hackeado los servidores del Comité Nacional Democrático (DNC) de Estados Unidos.

El agente restante fue acusado de "conspirar para infiltrarse en computadoras de entidades en la administración de elecciones".

Entre los cargos señalados, 11 de los agentes son imputados por un delito de conspiración para cometer crímenes informáticos, con agravante por robo de identidad en ocho de estos, y conspiración para lavar dinero; dos de los acusados son vinculados a un delito de conspiración para cometer una ofensa contra EEUU.

Según Rosenstein, dos unidades separadas del GRU robaron correos electrónicos e información de los demócratas y los difundieron en la Red utilizando los usuarios ficticios DCLeaks y Guccifer 2.0. También ha agregado que "en la acusación no hay alegación de que algún ciudadano estadounidense cometiera un crimen" o que algo influyera en el conteo de los votos o en los resultados electorales.

El anuncio de estas inculpaciones se conoció a pocos días de la reunión que el presidente Donald Trump mantendrá con el mandatario ruso, Vladimir Putin, en Helsinki, el próximo lunes.

Desde el Ministerio se asegura que "la afirmación sobre el 'hackeo' de la red de ordenadores del partido Demócrata de EE.UU.no se basa en nada".

"Es lamentable que en Washington se haya convertido en norma la propagación de información falsa, y que las causas penales tengan una motivación política", han dicho desde el Ministerio.