Croacia hizo historia y jugará su primera final

Inglaterra

Inglaterra

La garra y el coraje de los dirigidos por Dalic dio sus frutos en el segundo tiempo extra, cuando al minuto 108 apareció Mandzukic, para, ahora sí, perforar las redes inglesas, después de un acción en que la zaga inglesa rechazó mal el balón. "Que ellos sigan haciendo lo suyo y nosotros jugamos el domingo la final", señaló antes de poner la mira en el duelo del domingo ante Francia.

AFP | El capitán de Inglaterra, Harry Kane, lamentó la derrota ayer ante Croacia (2-1) que dejó a su equipo fuera de la final del Mundial de Rusia, pero a la vez resaltó la trayectoria de los jóvenes 'Pross' en el torneo. Los galos, Brasil, Argentina, Uruguay, España, Inglaterra, Italia y Alemania. ¿Se sumará otro más a la selecta lista de campeones del mundo?

Se dio la circunstancia de que la Selección de Panamá intentó hacer algo parecido, justamente en su partido ante los británicos.

El gol decisivo cayó en una jugada inocua, en la que los centrales ingleses Stones y Harry Maguire se durmieron ante el asedio de Mandzukic, quien fusiló con la zurda al arquero Jordan Pickford.

El partido había empezado muy bien para los ingleses.

Inglaterra se las prometía felices en la segunda semifinal de la Copa del Mundo, sobre todo después de abrir el marcador a los cinco minutos, pero no advirtió que en las profundidades del encuentro Croacia tenía oxígeno extra en el tanque.

El primer tiempo fue una tortura para Croacia, no solo por lo que hacía Inglaterra, sino por lo que los croatas no podían hacer, inseguros en las conexiones, extrañando la incidencia de Modric, viendo como Rakitic trataba de moverse entre dificultades.

Inglaterra y Croacia definen desde las 15 horas en Moscú, con transmisión de la TV Pública y TyC Sports la segunda semifinal de Rusia 2018 y al rival de Francia en la gran final del próximo domingo desde las 12.

Croacia ayer se hizo dueño del juego. Los jugadores parten de la idea de que al menos un jugador del equipo contrario debe estar en el campo para reanudar el juego rápidamente. Ese que lleva a su entrenador a no hacer cambios hasta bien entrada la prórroga (la tercera consecutiva) o al central Domagoj Vida a pedir más el balón en el momento que detecta que comienza a ser silbado por la grada por su ocurrencia de celebrar la victoria ante Rusia con el 'Gloria Ucrania', que utilizan los ultranacionalistas ucranianos. Pero todo se derrumbó pronto. Si nos guiamos por las suposiciones, parece que el camino por el que iba la selección nacional era el correcto.