Trump nominó a juez Brett Kavanaugh para la Corte Suprema

Raymond Kethledge Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett suenan como los favoritos a ocupar el puesto

Raymond Kethledge Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett suenan como los favoritos a ocupar el puesto

Hace una semana y media, el juez Kennedy anunció su decisión de jubilarse como uno de los nueve magistrados de la Corte Suprema de Justicia y, desde entonces a la fecha, Trump se concentró en entrevistar a varios de sus candidatos para ocupar uno de los puestos más importantes de los tres poderes del gobierno de Estados Unidos.

"Me opondré a este nominado con todo lo que tengo", afirmó Schumer a MSNBC, advirtiendo que un tribunal más conservador incluyendo a Kavanaugh podría invalidar el histórico fallo de Roe vs Wade de 1973 que legaliza el aborto y acabar con las protecciones incluidas en el Obamacare.

Kavanaugh nunca ha escondido su fe católica y ha dicho que su intención es vivir bajo el lema de la preparatoria jesuita para varones asociada a la prestigiosa Universidad de Georgetown, en el Estado de Maryland, donde estudió.

Kavanaugh se posicionó recientemente ¬junto con el Ejecutivo de Trump¬ en contra de que una joven inmigrante indocumentada detenida ejerciera su derecho al aborto en el país.

Kavanaugh tiene fuertes antecedentes republicanos: en 1990 se unió al equipo del fiscal independiente Kenneth Starr y ayudó a escribir el reporte que sirvió como base para el juicio político del presidente Bill Clinton. "El juez Kavanaugh posee un currículum impresionante, una mentalidad jurídica sobresaliente y un temperamento legal ejemplar". "Estoy satisfecho de anunciar que he encontrado, sin dudas, a esa persona", dijo Trump al anunciar la nominación de Kavanaugh. Agradecemos al presidente Trump por cumplir su promesa de nominar a los jueces provida a la Corte.

Tras la jubilación del magistrado centrista del Tribunal Supremo Anthony Kennedy, el pasado 27 de junio, el magnate se prepara para dar uno de esos golpes de efecto que luego emplea recurrentemente en sus mítines. En dos artículos escritos en diferentes periódicos, uno en 1998 y otro en 2009, Kavanaugh expresó sus cuestionamientos acerca de si un presidente de Estados Unidos debe ser procesado judicialmente y sugirió que el jefe de la Oficina Oval debe estar totalmente protegido contra demandas civiles y pesquisas en las cortes federales.

El líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell, dijo que espera su confirmación antes de las elecciones de noviembre.

Para ser confirmado se requieren 50 votos y los republicanos tienen 51, asumiendo que el vicepresidente Mike Pence rompa el empate. Todos ellos anunciaron su voto contrario a Kavanaugh en el proceso de confirmación.

Con la salida de Kennedy, considerado un moderado, Trump tenía la posibilidad de colocar en el cargo a un magistrado que dé más peso a los conservadores dentro de ese cuerpo legislativo.

Sin embargo, con el experimentado senador conservador John McCain librando los rounds finales de una batalla contra el cáncer, esa ventaja se reduce en la práctica a 50 a 49. "Le agradezco", dijo Kavanaugh visiblemente emocionado.

"Honrado por poder escoltar al juez Kavanaugh al Capitolio para sus encuentros con miembros del Senado".

El nominado por Trump prometió: "Mantendré una mente abierta en todo momento".

Pero no todos aplaudieron hoy el nombramiento de Kavanaugh, puesto que demócratas y grupos de corte progresista en todo el país lo describieron como un "reaccionario" y juez de "extrema derecha" que, según advirtieron, podría continuar replegando los derechos de las mujeres y las minorías.