Fiscalía: abusos de ex canciller del Arzobispado "no están prescritos"

Detienen a alto cargo del arzobispado de Chile por abuso sexual

Detienen a alto cargo del arzobispado de Chile por abuso sexual

En ese sentido, Ezzati indicó que "el Arzobispado de Santiago reitera la disponibilidad de colaborar con la justicia en todo lo que sea requerido". "Todos los delitos por los cuales se va a formalizar mañana (hoy) a este ex sacerdote son ilícitos que no están prescritos; que están vigentes y, en consecuencia, la responsabilidad penal es plena", aseguró Arias.

Ezzati señaló que "siento un dolor muy grande por él, por su familia y por las víctimas".

El Arzobispo de Santiago agregó que quiso entregar "un pensamiento muy cercano y cordial a las víctimas que han sufrido" por este caso que investiga el fiscal de la Región de O'Higgins, Emiliano Arias.

El allanamiento se realizó en medio de la segunda visita del arzobispo Charles Scicluna a Chile, quien por orden del papa investigaba decenas de casos de pederastia cometidos por curas y su encubrimiento.

El fiscal regional de Rancagua halló constancia de los delitos tras revisar la información contenida en los documentos que fueron incautados el 13 de junio desde el Tribunal Eclesiástico de Santiago y el archivo del presbítero en el Arzobispado.

Añadió que se investiga además eventuales encubrimientos de los delitos.

Sobre esto, el fiscal Arias puntualizó que "la verdad es que es imposible descartar que haya más víctimas" del ahora detenido sacerdote que en su momento se autodenunció ante la justicia canónica, investigación que también está en curso y por la que había sido suspendido de sus funciones en enero pasado.

Su arresto se da en el marco del escándalo de agresiones sexuales en que se encuentra envuelta la Iglesia católica chilena.

Dos de los cinco que fueron alejados, Juan Barros y Horacio Valenzuela, fueron acusados directamente de encubrir los abusos contra menores por las víctimas del párroco Fernando Karadima, caso en que el papa debió enmendar su posición tras haber sostenido en un principio que las acusaciones contra los obispos eran calumnias.