Las primeras imágenes de los niños rescatados en el hospital — Tailandia

Emergencia en Tailandia

Emergencia en Tailandia

Entre el domingo y el martes, los 12 niños que quedaron atrapados en la cueva lograron salir a la superficie, en un operativo que comenzó con un trágico traspié, la muerte de uno de los rescatistas voluntarios.

Ahí mismo fueron ubicados tanto los últimos cuatro niños como su entrenador, los cuales ya llevaban casi tres semanas atrapados en una cueva inundada en Tailandia.

Las imágenes muestran a buzos tailandeses y extranjeros usando poleas, cuerdas y tubos de goma para sacarlos de la red subterránea.

"Tengo muchas ganas de abrazar a mi sobrino", dijo anoche a los medios Amporn Srivichai, tía de Ekapol Chantawong, el entrenador de los chiquillos en el equipo juvenil de fútbol "los jabalíes" y quien abandonó en último lugar.

Varios de los niños rescatados de la cueva Tham Luang son atendidos en el hospital, en la provincia de Chiang Rai (Tailandia), hoy, 11 de julio de 2018. El fallecido, "Samar Gunan, es uno de los héroes de este operativo", recordó anoche Narongsak Ossottanakorn, vocero de los equipos de rescate.

Algunos de los menores sufren cuadros leves de neumonía, pero ninguno de ellos registra problemas graves de salud, apuntó en rueda de prensa uno de los facultativos encargados de evaluar el estado de salud del grupo, ingresado en el hospital provincial de Chiang Rai.

Los niños, que formaban parte de un equipo de fútbol, aparecen sentados en sus camas con máscaras en la cara y saludando a la cámara. Como los nenes se encuentran en cuarentena, el primer contacto que tuvieron con sus familias fue con un vidrio de por medio. De acuerdo a este mismo comunicado, aún quedan cuatro socorristas dentro de la cueva que están próximos a salir.

Los médicos indicaron que es necesario mantener un protocolo de seguridad, pues el sistema inmune de los rescatados es muy débil y podrían contraer cualquier enfermedad.

En promedio, los chicos perdieron dos kilos (4,4 libras) de peso.

Los chavales y el adulto, todos en buen estado de ánimo, pasarán al menos siete días en el centro médico antes de recibir el alta.