Médico de Rusia admite el uso de amoníaco y niega dopaje

Rusia quedó eliminado del Mundial 2018 a manos de Croacia. AFP

Rusia quedó eliminado del Mundial 2018 a manos de Croacia. AFP

El diario "Bild" informó que antes de que los futbolistas salieran a la cancha contra los croatas se pudo observar cómo varios de ellos se restregaban la nariz, lo que indujo al rotativo a denunciar el uso habitual de amoníaco en el combinado anfitrión.

Contra muchos pronósticos, Rusia llegó hasta los cuartos de final de la Copa del Mundo 2018 en los que fue eliminado por Croacia en serie de penales.

Este lunes el medio alemán "Bild" encendió las alarmas de un posible dopaje en el Mundial, cuando acusó a los seleccionados rusos de haber utilizado un químico para mejorar su rendimiento en los partidos contra España y Croacia, que se fueron a los tiempos extras y penaltis.

Ante tal evidencia, el médico de la selección rusa, Eduard Bezuglov, declaró a medios locales que los jugadores de su equipo "no se doparon". "Lo hacen miles de deportistas para animarse", justificó el doctor.

"No sólo se usa en el deporte, sino en la vida cotidiana de la gente cuando alguien pierde el conocimiento o se siente débil", continuó el jefe médico de los rusos, remarcando que "simplemente por el fuerte olor que desprende".

"La Federación rusa actuó con el amoniaco como si se tratara de algo tan común como usar champú en la ducha", publicó el citado medio germano, detallando que "un jugador olfateó antes de la sustitución contra España un algodón empapado en amoníaco". Sin embargo, también afirman que el amoníaco no es una sustancia tipificada por el reglamento antidopaje de la FIFA. Además aseguró, "Se puede ir a cualquier farmacia, comprar algodón y amoniaco. Esto no tiene ninguna relación con el dopaje" , añadió.

En 2016, la FIFA abrió una investigación por una trama en la que 11 jugadores rusos estuvieron implicados en prácticas ilícitas.

Entre los implicados en la trama figuraría el central del Rubín Kazán, Ruslan Kambólov, que fue convocado para el Mundial, pero fue reemplazado en el último momento por el veterano Serguéi Ignashévich. El caso de dopaje de Kambólov debió ser cerrado por escasez de pruebas.