Interviene jefe de tribunal y deja a Lula en prisión

Ex presidente Lula da Silva recobrará la libertad por orden de un juez

Ex presidente Lula da Silva recobrará la libertad por orden de un juez

Todo empezó ayer cuando el juez federal de guardia del TRF-4, Rogerio Favreto, ordenó la puesta en libertad de manera inmediata para Lula, detenido desde el pasado 7 de abril, tras ser condenado en segunda instancia por presunta corrupción pasiva.

Brasil vivió desde la mañana de este domingo un enrevesado conflicto judicial por la excarcelación del expresidente Luis Inácio Lula Da Silva.

Rogério Favreto, juez del Tribunal Regional Federal de la 4ta región (TRF-4) de Brasil, y Sergio Moro, juez anticorrupción que condenó a Lula en primera instancia, se convirtieron en los protagonistas de un forcejeo judicial que puso en vilo a Brasil.

El anuncio de la libertad de Lula da Silva provocó una ola de reacciones en Brasil.

La Fiscalía General también pidió a la corte de apelaciones suspender la concesión del Habeas Corpus por considerar que el juez Favreto no tiene competencia para liberar a Lula y que no hubo ningún acto "ilegal" en la orden de prisión decretada por Moro. Los legisladores ya están en la sede de la Policía Federal, en Curitiba, esperando que la orden judicial sea cumplida.

"Moro, Thompson, Gebran y los delegados de guardia en la Policía Federal (PF) en Curitiba son todos cómplices de la misma violencia contra los derechos de Lula, contra la democracia y contra la libertad del pueblo de votar en quien mejor lo representa en las elecciones presidenciales de octubre", denunció.

Para Vaz, la decisión de Favreto de conceder la libertad de Lula basándose en un supuesto "hecho nuevo", al citar su precandidatura a la Presidencia de la República, es "inusitada" y "anormal" y supone una falta de respeto a la decisión tomada por otros tribunales, entre ellos la Corte Suprema.

El juez ordenó la liberación del expresidente al aceptar una demanda de Habeas Corpus presentada el viernes por varios diputados del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), al que la prensa asegura que estuvo afiliado de 1991 a 2010.

El PT también insistió en que inscribirá a su fundador y líder como candidato presidencial el próximo 15 de agosto, a pesar de que las normas electorales dicen que un condenado en segunda instancia, como es su caso, no puede postular a un cargo electivo.

El líder del Partido de los Trabajadores (PT) cumple una condena de Moro, ratificada y ampliada por la Cámara de Porto Alegre. Cuando parecía que la liberación de Lula era inminente - de hecho había versiones que señalaban que ya se encontraba haciendo los trámites de su salida -, el Ministerio Público intervino y presentó un recurso de "reconsideración", que debía ser analizado por el mismo Fraveto.

Sólo si la sentencia a 12 años de cárcel que pesa sobre el expresidente fuera revocada por una decisión de las instancias superiores (Superior Tribunal de Justicia o el propio STF), Lula podría competir.