Finalizó el operativo: rescataron a los 12 niños ya su entrenador

Tailandia ya son seis los rescatados de la cueva

Tailandia ya son seis los rescatados de la cueva

Cuatro integrantes del equipo fueron rescatados el 8 de julio y otros cuatro salieron el 9 de julio.

La tercera jornada de rescate ha culminado con éxito dando así por finalizado el operativo para salvar a los 12 niños tailandeses y a su entrenador que permanecían atrapados en la cueva de Tham Luang, al norte de Tailandia. La operación de rescate comenzó el domingo en la mañana, según explicaron las autoridades, que señalaron que "hoy es el Día D".

Entre los túneles inundados y los estrechos pasadizos por los que hay que deslizarse, el recorrido está lleno de dificultades.

El esfuerzo de búsqueda y rescate fue descrito por el jefe del operativo Narongsak Osottanakorn como un "equipo de Naciones Unidas". Hasta ayer se dijo que los cuatro niños y el entrenador que aún permanecían en la gruta fueron liberados este martes, después de que los ocho primeros menores fueran rescatados entre el domingo y el lunes.

Todos fueron sometidos a pruebas radiológicas y sanguíneas.

Toda Tailandia sigue con atención la saga de los 12 menores, de entre 11 y 16 años y miembros de un equipo de futbol, y de su entrenador, de 25 años, que quedaron atrapados en la cueva el 23 de junio por el aumento de las aguas.

Pero el drama también es seguido de cerca desde el extranjero.

El plano de la red de cuevas fue difundido en diferentes medios internacionales. Cuando le escribió una carta a sus padres desde la cueva en la que estaba atrapado junto a sus amigos, pidió que no se preocuparan por él y sus papás le dijeron que lo estaban esperando justo en la puerta de la gruta. Dicen que rescatar a los ocho niños restantes y su entrenador de fútbol podría tomar hasta cuatro días. Dos de ellos, que mostraban síntomas de neumonía, recibieron antibióticos y se encuentran en un "estado normal", dijo el responsable.

Los futbolistas de los Jabalíes Salvajes pasaron nueve días en las entrañas de la cueva hasta que dos buzos británicos lograron dar con ellos, a principios de la semana pasada. Demacrados pero vivos, los menores estaban encaramados en una roca, a más de cuatro kilómetros de la entrada de la cueva. Según reporta el propio primer ministro De tailandia, Prayut Chan-o-chau, durante el proceso para salir de la cueva, los equipos médicos suministraron ansiolíticos a los niños para evitar ataques de pánico.

Pero, ante la amenaza de nuevas lluvias y niveles más bajos de oxígeno en la galería donde el grupo encontró refugio, las autoridades decidieron el domingo jugarse el todo por el todo e iniciar la evacuación con tramos de buceo, tras considerar que las condiciones eran ideales.

El avance de las operaciones alegró a los allegados y familiares de los chicos.

Peerapat Somphiangjai, 16 años, junto con sus compañeros, acude a la escuela Mae Sai Prasitthisart.