EU prepara nuevos aranceles por 200,000 mdd a productos chinos

Fruto de la palma para producir aceite de palma | Cordon Press

Fruto de la palma para producir aceite de palma | Cordon Press

El representante Comercial estadounidense, Robert Lighthizer, anunció que su país impondría gravámenes de un 10% a más importaciones de China.

Las dos mayores economías del mundo se encuentran trabadas en una áspera controversia que amenaza desequilibrar el comercio internacional, y Washington dejó claro que no está dispuesto a ser el primero en dar un paso atrás.

"En resultado de la represalia de China y sus prácticas inalterables, el presidente ordenó a USTR (Oficina del Representante Comercial de Estados Unidos) que empezara a imponer tarifas del 10% a las importaciones chinas adicionales por un valor de 200.000 millones de dólares", dijo Lighthizer.

"Imponer impuestos sobre otros productos valorados en 200 mil millones de dólares aumentará los costos de los bienes diarios de las familias estadunidenses, agricultores, trabajadores y creadores de empleos", aseguró una portavoz de la Cámara de Comercio.

Recalcó que "es una respuesta apropiada (...) para lograr que se eliminen las políticas industriales dañinas de China".

Ya la semana pasada fuentes del gobierno estadounidense habían mencionado la posibilidad de una lista adicional de US$200.000 millones en bienes chinos a ser tarifados, y el anuncio de este martes confirma la perspectiva de agravamiento de la guerra comercial. Dichas prácticas incluyen robo cibernético, así como solicitar a las compañías estadounidenses entregar tecnología como condición para tener acceso al mercado chino.

"Durante más de un año, la administración Trump ha instado pacientemente a China a que abandone sus prácticas desleales, abra su mercado y participe de una verdadera competencia de mercado", dijo en su comunicado el Gobierno norteamericano. "Lamentablemente, China no ha cambiado su comportamiento" y esa actitud pone "en riesgo" el "futuro de la economía de Estados Unidos", precisó. "En vez de abordar nuestras legítimas preocupaciones, China comenzó a tomar represalias sobre productos estadunidenses (.) No hay una justificación para dicha acción", agregó en un comunicado.

En realidad, además de responder a los aranceles estadounidenses con represalias equivalentes, China elevó una queja ante la Organización Mundial de Comercio (OMC).

Soja, sorgo, autos, cabezas de cerdo, pistachos o whisky son algunos de los productos estadounidenses a los que China puso en la mira.