Cinco muertos, entre ellos un niño, en aparente disputa familiar en Francia

El asesinato de una familia española en Francia es un crimen machista

El asesinato de una familia española en Francia es un crimen machista

Cuando los servicios de emergencias irrumpieron en la vivienda comprobaron que un sofá, en combustión sin producir llamas, era el origen de la humareda que había invadido la escalera del edificio, de cuatro plantas.

Manuela Morales, mujer de 36 años, conoció a su pareja, un francés de origen marroquí, en Francia, cuando acudió al país galo para poner fin a sus estudios de Filología Francesa. Los cuerpos de los abuelos maternos presentaban lesiones externas producidas por un objeto contundente. Los otros dos fallecidos son el marido de Manuela y el hijo que tenían en común, un varón de dos años de edad. Los investigadores barajan la hipótesis de que asesinó a su esposa y a sus suegros, provocó el incendio voluntario y luego se quitó la vida. El fuego fue "controlado rápidamente", según los bomberos, que fueron avisados por una persona "que no pudo abrir la puerta del departamento en el que se produjo el incendio y que estaba preocupado porque vio sangre corriendo por el borde de una de las ventanas de la vivienda", dijo Jean-Paul Brin, teniente de alcalde de Pau, a la agencia France Presse.

La pareja se había trasladado allí hace un año, después de que ella encontrara un trabajo en prácticas como profesora de español en el colegio Hourquie de la vecina Morlaàs, en el suroeste de. La mujer había interpuesto una denuncia por violencia de género. El apartamento estaba habitado por una pareja y su hijo de dos años y, además, anoche había también otros dos miembros de la familia. Los vecinos dijeron que la semana pasada la Policía tuvo que presentarse en el domicilio por una violenta discusión en el seno de la pareja. "Escuché una gran riña, el niño lloraba y la madre chillaba". Siempre era lo mismo. "Siempre era lo mismo", declaró una de las 27 personas desalojadas del inmueble, de cuatro plantas.

Drama familiar en la localidad francesa de Pau.

"Los primeros elementos permiten seguir la pista del drama familiar", añadió su comunicado, en el que agrega que tres de las víctimas son españolas y que la "rápida y eficaz" cooperación con el consulado general de España ha permitido confirmar su identidad, que no fue facilitada. Sus familiares partieron ayer mismo de Pilas hacia Pau para hacerse cargo de la repatriación.