Xiaomi hace su debut en la bolsa con cifras decepcionantes

Xiaomi se estrena en bolsa con fuertes caídas arrastrada por la tensión con EEUU

Xiaomi se estrena en bolsa con fuertes caídas arrastrada por la tensión con EEUU

La ambiciosa oferta pública inicial del grupo chino pretende recaudar unos 4.700 millones de dólares (3.992 millones de euros) y alcanzar un valor de mercado de 54.000 millones de dólares (45.873 millones de euros), lejos de los 100.000 millones de dólares que se había marcado como objetivo inicialmente y que llevaban a pensar que su debut bursátil sería el mayor de los últimos años.

En su primera sesión, cayó un 1,29%, que de todas formas es menos que la de ALibaba en 2014, que se valorizó en 2 dólares la acción, cuando se esperaba que terminara en 17 dólares.

Xiaomi, quinto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo, cotiza en el índice de referencia Hang Seng con el código 1810 y está clasificada en el sector de empresas de telecomunicaciones, que aumenta así su ponderación respecto al tradicionalmente líder sector financiero en la plaza hongkonesa.

Como era de esperarse para una empresa de esta magnitud y que en el pasado, equivocadamente, ha sido tratada como "el Apple de China", cosa que evidentemente no es, salió a la bolsa de valores de Hong Kong.

El toque de campana de Xiaomi se produce en un momento de turbulencias en los mercados de renta variable asiáticos, debido a la incertidumbre global por una guerra comercial entre Estados Unidos y China, que podría disuadir a las firmas domésticas de elegir bolsas del país norteamericano. "Creo que en el futuro habrá más empresas de internet de alta calidad que vendrán a Hong Kong", aventuró igualmente hoy el fundador de la empresa, ya que se espera que otras firmas tecnológicas aprovechen las nuevas reglas del parqué.

También reconoció que la situación actual es crítica por las relaciones comerciales chino-estadounidense.

Se trataba de hecho de uno de los estrenos en bolsa más esperados del mundo de la tecnología en los últimos tiempos, con Lei Jun hablando de la fórmula del éxito de su empresa y el mantra "no seas codicioso" coloreando el día a día de unos empleados a punto de hacerse millonarios. El 10% restante lo utilizará para financiar su actividad general.

"Creo que el precio de las acciones a corto plazo está dictado principalmente por las condiciones del mercado". "Lo que tenemos que hacer", añadió, "es concentrarnos en el crecimiento a largo plazo de nuestro negocio". Ese mismo mes la firma había informado que durante el primer trimestre de su año fiscal había registrado pérdidas netas de 7.000 millones de yuanes (unos 1.090 millones de dólares, 927 millones de euros) que atribuyó a "apuntes contables".

Xiaomi puso en el ruedo 2.200 millones de acciones en la Bolsa de Hong Kong.

Xiaomi, cuyas ventas en 2017 fueron de 15.270 millones, ya avanzó su intención de emplear un 30% de los fondos captados con su salida a Bolsa al desarrollo tecnológico (especialmente invertirá en inteligencia artificial), otro 30% lo destinará a I+D y otro 30% a su expansión internacional.