Jeremy Hunt, nuevo ministro de Exteriores británico tras renuncia de Johnson

Davis había amenazado con dimitir en varias ocasiones por la posición de la primera ministra británica en las negociaciones sobre el Brexit

Davis había amenazado con dimitir en varias ocasiones por la posición de la primera ministra británica en las negociaciones sobre el Brexit

Se produce poco después de la dimisión del ministro para la salida de la UE, David Davis, que presentó su renuncia a la cartera debido a que no estaba de acuerdo con el plan de la primera ministra para los futuros arreglos aduaneros con el bloque regional.

Ese antiguo alto cargo ha renunciado a su puesto porque se opone al plan de retirada de la UE que ha propuesto la primera ministra de Reino Unido, Theresa May, un pacto por el que Londres acataría las reglas de Bruselas sobre bienes manufacturados. "Su sustituto será anunciado en breve", ha indicado un portavoz de Downing Street, citado por el 'Telegraph', asegurando que May "agradece a Boris su trabajo".

El ministro de Cultura, Matt Hancock, sustituirá a Hunt en el ministerio de Sanidad.

El líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, se refirió a las salidas de Davis y Johnson del Ejecutivo y consideró que abrieron una "crisis en el Gobierno" conservador.

El ministro de Exteriores del Reino Unido, Boris Johnson ha dimitido este lunes, según confirman fuentes del gobierno de Theresa May.

En Bruselas, el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, expresó este lunes su esperanza de que estas dimisiones sirvan para frenar el Brexit.

"Los políticos van y vienen, pero los problemas que han creado para la gente permanecen y el desastre causado por el brexit es el mayor problema en la historia de las relaciones entre la UE y el Reino Unido y todavía está muy lejos su resolución" declaró el político polaco durante la rueda de prensa posterior a la cumbre entre los Veintiocho y Ucrania.

El plan asegura que el "brexit" pondrá "fin a la libre circulación" de ciudadanos comunitarios en el Reino Unido, pero establece que los europeos podrán continuar "viajando" al país, así como "pidiendo permisos para estudiar y trabajar". "Pero. ¿quién sabe?", tuiteó Tusk, una idea que ya dejó entrever en el pasado.

Estas dos últimas dimisiones han aumentado los rumores alrededor de una posible rebelión dentro del Partido Conservador que podría, finalmente, dirigir a una moción de censura contra la primera ministra May. Menos de 48 horas después, el hombre encargado de capitanear la negociación, David Davis abandonaba el proyecto junto a dos de sus secretarios de Estado: Steve Baker y Suella Braverman, ambos igualmente euroescépticos. Para Davis, el plan "hará que el presunto control del Parlamento sea más una ilusión que una realidad".