Media sanción al proyecto para despenalizar el aborto

La grieta del aborto: Presiones, indecisos, la calle caldeada y nada definido

La grieta del aborto: Presiones, indecisos, la calle caldeada y nada definido

O al menos eso parece.

Los jefes de las dos bancadas mayoritarias del Senado acordaron hoy agilizar el tratamiento del proyecto para legalizar el aborto, aprobado esta mañana por la Cámara de Diputados, para convertirlo en ley antes de septiembre.

De ser aprobado en la sesión, el siguiente paso será en el Senado; en un momento en el que cada vez más argentinos apoyan la medida, como constató la consultora Opina Argentina en su más reciente sondeo: 54 por ciento a favor, 39 por ciento en contra.

Mientras se dé el debate en el Congreso, en las afueras se congregarán sectores comandados por la iglesia y de derecha para rechazar el aborto legal.

El proyecto tiene media sanción, con el apoyo de 129 votos, 125 en contra y una abstención, tras la corrección de dos votos que habían sido computados como positivos y eran negativos.

Otros 27 senadores de distintas bancadas expresaron su oposición al proyecto y 28 prefirieron no definir en público qué posición adoptarán en una eventual votación, de acuerdo a un relevamiento. En las inmediaciones del Congreso se congregarán manifestantes a favor y en contra de la legalización del aborto.

La mayoría de los diputados tucumanos expusieron sus posturas durante la noche del miércoles y la madrugada del jueves, dejando un saldo de tres votos a favor y seis en contra. "Ya venimos de un debate muy fuerte y potente de Diputados, lo que no quita que haremos un plenario de comisiones, aunque en términos más acotados", dijo Naidenoff.

En el Senado, por el perfil conservador de esta cámara, las chances para el aborto legal hasta ayer eran desfavorables, aunque la media sanción en Diputados alteró ese escenario.

"Lo que ha hecho el movimiento de mujeres para instalar esta discusión es un hecho extraordinario, admirable", expresó el cineasta a la prensa, tras conocerse la aprobación por 129 votos contra 125 del proyecto que la Cámara baja giró mismo al Senado.

Si bien aún no está determinado qué comisión sería cabecera, también se le daría traslado a la comisión de Justicia y Asuntos Penales, que preside el peronista Pedro Guastavino.