Francisco aceptó la renuncia de tres obispos chilenos - Actualidad


Francisco aceptó la renuncia de tres obispos chilenos - Actualidad

El Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos en Chile

El Papa Francisco acepta la renuncia de tres obispos en Chile

El investigador del Vaticano más experimentado en temas de abuso sexual, el arzobispo Charles Scicluna, visitó Chile previamente este año para analizar el escándalo y ha sido enviado nuevamente al país sudamericano para reunir más información.

Las actividades se iniciaron con una audiencia con el rector del plantel, Ignacio Sánchez, para posteriormente continuar con un seminario para formación de canonistas de curias diocesanas del país.

Los tres monseñores se convierten así en las primeras renuncias aceptadas por el Sumo Pontífice menos de un mes después que la totalidad de los obispos de la Iglesia Católica chilena decidieran poner sus puestos a disposición.

'Empieza un nuevo día en la iglesia Católica de Chile!, Se van tres obispos corruptos y seguirán más', escribió Cruz, quien es periodista y está radicado actualmente en Estados Unidos.

El pasado mayo, el papa Francisco mandó llamar a 34 obispos chilenos al Vaticano, que presentaron su renuncia en bloque de sus cargos tras reconocer que habían cometido 'graves errores y omisiones'.

Scicluna y Bertomeu son responsables de un informe de 2,300 páginas que elaboraron tras recoger 64 testimonios de agresiones sexuales en febrero pasado, lo que llevó al Papa a decir en mayo que en la Iglesia chilena hay "una cultura del abuso y del encubrimiento".

Ahora, Francisco ha aceptado por el momento las renuncias de estos tres religiosos chilenos y ha nombrado administradores apostólicos "sede plena" en las tres diócesis.

Para aclarar el caso, Francisco incluso ordenó una investigación que corrió a cargo del obispo maltés Charles Scicluna.

El Vaticano también aceptó la renuncia de Cristián Caro Cordero, arzobispo de Puerto Montt; y el obispo de Valparaíso, Gonzalo Duarte García de Cortázar.

Con la aceptación de la dimisión de los dos otros obispos el papa deja claro que los problemas en la Iglesia en Chile no descansan solo sobre Barros ni sobre los más de 40 sacerdotes y tres obispos formados por Fernando Karadima, sentenciado en 2011 por el Vaticano a una vida de penitencia por sus delitos sexuales.

Luego, Francisco pidió perdón a las víctimas, a las que incluso recibió. Su reemplazante Jorge Concha, recién nombrado administrador apostólico de Osorno, destacó la "importancia" de la misión.

Antes de la comparecencia de todos los obispos en Roma, el Papa decidió recibir en privado y pedirles perdón personalmente a Hamilton, Cruz y Murillo, a quienes hospedó directamente en su residencia, la Casa Santa Marta.

Los 31 obispos activos chilenos renunciaron en mayo en El Vaticano, a donde fueron llamados de urgencia por el papa, quien les dijo que durante las últimas décadas se alejaron de los laicos, escucharon a medias o no escucharon a las víctimas, no investigaron o lo hicieron someramente y destruyeron material comprometedor, entre muchas otras críticas, según un documento de trabajo divulgado por la prensa.