El país Macedonia cambiará de nombre por conflicto con Grecia

El primer ministro macedonio Zoran Zaev. /Reuters

El primer ministro macedonio Zoran Zaev. /Reuters

Al final será "República de Macedonia del Norte".

Así, se espera que este martes sostengan una conversación telefónica los primeros ministros de Grecia, Alexis Tsipras, y de Macedonia, Zoran Zaev, para platicar sobre las posibilidades que existen para acabar con el conflicto sui géneris. "El VMRO no aceptará los cambios del nombre constitucional" (República de Macedonia, ndlr), agregó.

La República de Macedonia podría cambiar de nombre debido a una disputa con Grecia, en una acción que le ayudaría a entrar en la Unión Europea y en la OTAN pese a perder parte de su identidad.

La ONU felicitó hoy a los Gobiernos griego y macedonio por su acuerdo sobre el nombre definitivo de la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM).

Desde que Macedonia se independizó de Yugoslavia en 1991, Grecia ha denunciado que ese nombre implicaba un reclamo tácito sobre su región homónima en el norte, conocida por ser la cuna de Alejandro Magno.

Macedonia ha alcanzado un acuerdo con Grecia para cambiar su nombre oficial por el de República de Macedonia del Norte. El problema era que Macedonia es el nombre, también, de una provincia del norte griego, cuya capital es la ciudad de Salónica.

Hay griegos que han acusado a los macedonios, que hablan un idioma eslavo, de apropiarse de aspectos de la cultura griega.

Agregó que el acuerdo lo debe suscribir el Gobierno griego y macedonio después de que necesita ser ratificado en el Parlamento.

El gran partido conservador de oposición griego Nueva Democracia había centrado hasta ahora sus críticas en las supuestas concesiones de Tsipras al reconocer una nacionalidad y un idioma macedonios.

Por consiguiente, Atenas solo reconocía oficialmente a la Antigua República Yugoslava de Macedonia por este acrónimo, ARYM, al igual que Berlín o París, mientras que más de 140 países, incluidos Rusia, Estados Unidos, China o Reino Unido, habían aceptado "Macedonia". "Cruzo los dedos. Gracias a ustedes lo imposible se hace posible", lanzó el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, en Twitter.