Ascienden a 139 las víctimas mortales de la represión en Nicaragua


Ascienden a 139 las víctimas mortales de la represión en Nicaragua

NIcaragua

NIcaragua

El hecho de que gran parte de los asesinatos cumplieran un patrón similar ¬- heridas de bala de gran calibre en la cabeza, el cuello o el torso- hizo que tanto la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, como Amnistía Internacional, empezasen a hablar de "ejecuciones extrajudiciales" llevada a cabo por la Policía Nacional y fuerzas "parapoliciales".

De unos 40 bloqueos que había en Nicaragua hasta la madrugada del sábado, el número creció a 126, luego de ataques en las ciudades de Jinotega (norte), Masaya (Pacífico) y Managua, indicaron los campesinos nicaragüenses.

La mayoría de las carreteras del país continuaban este sábado bloqueadas por los manifestantes con más de 125 barricadas, en el marco de las protestas que exigen la renuncia del gobierno del presidente Daniel Ortega, un exguerrillero que está en el poder desde 2007.

Aseguró que el presidente no quiere discutir la ruta de democratización que le propuso la Iglesia Católica, mediadora del diálogo, en una carta, a la que todavía no ha respondido.

Nicaragua cumplía el domingo 54 días de la crisis sociopolítica más sangrienta desde los años de la década de los 80, con protestas que dejan ya más de 135 muertos.

En principio el pueblo nicaragüense protestó en contra de reformas impulsadas por el gobierno, pero ahora lo hace para que Daniel Ortega y su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo, abandonen sus cargos.

A su vez, los estudiantes que se atrincheraban en la Universidad Politécnica de Nicaragua, dejaron el centro estudiantil por la supuesta presencia de grupos ajenos enviados por "los operadores políticos de la pareja presidencial" para "sembrar el caos" y "deslegitimar su lucha".

"La guardia orteguista asesina, junto con turbas paramilitares afines al gobierno".

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Silvio José Baez, clamó hoy por una Nicaragua libre, "sin tiranos, ni víctimas", después de que los ataques en contra de la población manifestante sigan produciéndose en diferentes puntos del país.