Otro momento Trump: "No estamos expulsando personas, son animales"

Condenan en EU comentario de Trump sobre migrantes les llamó ‘animales

Condenan en EU comentario de Trump sobre migrantes les llamó ‘animales

Para Jared Polis, representante por Colorado, "los inmigrantes son seres humanos, no animales, no delincuentes, narcotraficantes, no violadores". Especialmente en la frontera.

"Ahora vamos por el financiamiento completo para el muro, y vamos a intentarlo y tenerlo lo más pronto posible", afirmó Trump en una mesa redonda con líderes municipales de California, que están a favor de su idea de hacer que la frontera estadounidense sea impermeable a la inmigración ilegal.

"Pero los demócratas nos dieron esa ley".

El presidente Trump denuncia que California, como estado santuario, permite la entrada de indocumentados criminales al país a los que califica de "animales".

"Aquí está su resistencia republicana en contra de lo que están haciendo en California", dijo la asambleísta Melissa Melendez, utilizando un término usado por los demócratas que se oponen a la presidencia de Trump.

"Tenemos gente viniendo a este país, o tratando de venir, y estamos deteniendo a muchos de ellos, los estamos sacando del país".

El gobernador de California, Jerry Brown, dijo que "Trump está mintiendo sobre inmigración, mintiendo sobre el crimen y mintiendo sobre las leyes de California".

Nielsen reconoció el martes ante el Senado que la separación de familias es una consecuencia de esa política, pero aseguró que no es su propósito. "Indudablemente no nos ayuda en materia comercial, pero especialmente en la frontera no hace nada por nosotros", dijo.

Trump tachó en la reunión de "vergüenza" las políticas de las alrededor de 200 ciudades, condados y otras jurisdicciones del país llamadas "santuario", que no destinan recursos a perseguir a inmigrantes y se niegan a informar a las autoridades federales del estatus migratorio de las personas detenidas.

Trump estaba respondiendo a la sheriff del condado de Fresno, Margaret Mims, quien expresó su frustración por la forma en que las leyes de la ciudad santuario de California han limitado la capacidad de las autoridades locales para hacer cumplir las leyes federales de inmigración.