Madre apuñala 70 veces a hija de 11 años por "mirarla feo"

Retratos de la Sospechosa y la víctima aún desaparecidas

Retratos de la Sospechosa y la víctima aún desaparecidas

La mujer de Tulsa, Oklahoma, había amarrado las manos de otra de sus hijas, de nueve años, y le colocó un calcetín en la boca antes de apuñalar a la menor de 11 años, dijeron las autoridades sobre el hecho que ocurrió el lunes en la noche. De acuerdo con el reporte de las autoridades citado por el Daily Mail, horas antes, la mujer habría atado y amordazado a sus tres hijas de siete, nueve y 11 años. Fue encarcelada sin fianza. "Tenemos un testigo traumatizado que nos ha dado información", dijo un portavoz de la Policía.

La más grande de las niñas, de 12 años, fue hallada con tantas heridas de arma blanca que no pudieron contarlas, siendo trasladada a un hospital donde se reporta grave. La policía no ha dicho lo que las chicas estaban leyendo.

Para cuando llegó la ayuda, Ahmad ya había escapado con su hija de siete años.

Según lo reporta la web noticiosa, posteriormente la madre de tres apuñaló varias veces a la niña de 11 años, después le habría prendido fuego a su casa y habría huido en su automóvil con la pequeña de siete.

Ahmad admitió haber mantenido como rehenes a sus tres hijas durante una semana.

El informe dice que Ahmad quería quemar la residencia para "garantizar aún más que (la niña de 11 años) haya muerto".

El vídeo de la estación de televisión KOTV de Tulsa que capta el arresto de Ahmad muestra a su hija menor, vestida con un vestido y un sombrero de colores brillantes, jugando en su guagua mientras los oficiales se llevaban a Ahmad esposada.

Ahmad se negó a ofrecer comentarios a periodistas el martes por la noche mientras los oficiales la transportaban a la cárcel.

Sgt. Sargento de policía de Tulsa Shane Tuell dijo que es posible que Ahmad nunca haya sido arrestada si dos mujeres no hubieran divisado el vehículo en el centro de Tulsa. Una de las mujeres, Emily Wilson, le dijo a Tulsa World que ella y un amigo decidieron llamar a la policía después de ver a la niña de 8 años dentro del vehículo.