El Congo y la ONU desplegarán especialistas para combatir el ébola

Kenia intensifica vigilancia fronteriza para evitar entrada del ébola

Kenia intensifica vigilancia fronteriza para evitar entrada del ébola

El Gobierno de República Democrática del Congo ha redoblado sus esfuerzos ante el brote de ébola que declaró el pasado martes 08 de mayo, con dos casos confirmados hasta ahora, para lo que cuenta con la ayuda de organismos y ONG internacionales, que se han volcado en tratar de impedir que se expanda la epidemia.

La máxima institución sanitaria global explicó que el Ministerio de Salud de la RDC le informó que dos de cada cinco muestras recogidas a cinco pacientes dieron positivo al ébola en el Instituto Nacional de Investigación Biomédica (INRB, por sus siglas en francés) en Kinshasa.

En declaraciones publicadas hoy por la web informativa congoleña Actualite, Moeti afirmó que la OMS está actualmente "trabajando en esto".

La OMS, agregó, colabora estrechamente con el gobierno de la República Democrática del Congo para ampliar rápidamente sus operaciones y movilizar socios de salud utilizando el modelo de respuesta exitosa a un brote de EVD similar en 2017.

Por ello, equipos de la OMS, Unicef, la Federación Internacional de la Cruz Roja (FICR) y Médicos sin Fronteras (MSF) se han desplegado en la región donde ha surgido el brote, un lugar remoto a 280 kilómetros de la capital provincial.

"Sabemos que abordar este brote requerirá una respuesta integral y coordinada".

La Organización Mundial de la Salud (OMS) obtuvo 4.000 dosis de una vacuna experimental contra el virus del Ébola y se preparaba para su distribución en el Congo, dijo la directora regional de la OMS para África, Matshidiso Moeti, a Reuters por teléfono el domingo.

La inyección, que fue probada en Guinea en el 2015 al final de un gran brote de ébola en África Occidental, está diseñada para ser usada con el enfoque llamado "vacunación anillo", es decir que cuando se detecta un nuevo caso, todas las personas que hayan estado en contacto reciente con el paciente deben ser localizadas y vacunadas para intentar prevenir el contagio.

El nuevo caso, que estamos informando, ha ocurrido en la República Democrática del Congo. La enfermedad -que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados- causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90%.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.