'Crecen' oreja en brazo a una mujer soldado


'Crecen' oreja en brazo a una mujer soldado

El cartílago fue tomado de las costillas de Shamika y colocado debajo de su brazo para permitir que se forme una nueva oreja

El cartílago fue tomado de las costillas de Shamika y colocado debajo de su brazo para permitir que se forme una nueva oreja

El portal cibernético del Ejército estadounidese informó que Shamika Burrage, miembro del Ejército estadounidense, sufrió un accidente dos años atrás en el que salió expulsada del auto que conducía junto con su prima embarazada de ocho meses. La reconstrucción total del oído, la primera de su tipo en el Ejército, consistió en cosechar cartílago de las costillas del soldado para tallar una nueva oreja del cartílago, que luego se coloca debajo de la piel del antebrazo para permitir que la oreja crezca.

Posteriormente, los cirujanos la unieron a la cabeza de Burrage en el centro médico del Ejército William Beaumont en El Paso.

Cirujanos usaron cartilagos para hacer crecer una oreja en un antebrazo. "La oreja tendrá arterias, venas y hasta nervios frescos así que ella podrá sentirla".

Burrage estaba en Odessa, Texas, en el año 2016, conduciendo de regreso a Fort Bliss después de una visita con su familia en Mississippi cuando un neumático explotó.

El vehículo patinó 700 pies antes de voltear varias veces y expulsar al Soldado.

Más tarde, los médicos le dijeron a Burrage que habría muerto desangrada si hubieran transcurrido 30 minutos antes de recibir atención médica.

"Reabrieron el canal del oído y no perdí audición", dijo Burrage. En esa búsqueda, encontró la posibilidad de dejar crecer una oreja en su brazo para luego trasplantarla.

La soldado beneficiada es Shamika Burrage, de 21 años, quien asegura que en un principio temía de la operación, pero que no quería una prótesis, sino "un oído real".

Y Johnson dijo que tenía sentido intentarlo, ya que Burrage es muy joven y no debería tener que lidiar con una oreja artificial por el resto de su vida. "El objetivo es que cuando todo haya terminado [la oreja] tenga buen aspecto, sea sensible y en cinco años nadie se dé cuenta", en alusión a las marcas de la cirugía que habrán de desaparecer.