Reducen pena a otra mujer condenada por homicidio

Verónica Figueroa, tras cumplir 15 años de prisión por el delito de aborto, queda en libertad

Verónica Figueroa, tras cumplir 15 años de prisión por el delito de aborto, queda en libertad

La salvadoreña Maira Verónica Figueroa Marroquín, sentenciada a 30 años de prisión por homicidio agravado, fue liberada tras cumplir la mitad de su pena en el centro de readaptación para mujeres, conocida como cárcel de mujeres, en Ilopango. 'Voy a empezar de nuevo y a recuperar el tiempo perdido', declaró la exprisionera, liberada apenas un mes después que Teodora Vázquez saliera de prisión luego de 10 años y siete meses presa porque su hija nació muerta.

En el hospital "fue detenida y acusada de haberse provocado un aborto", explicó la Agrupación Ciudadana de Despenalización del Aborto.

Apenas este martes 13 de marzo su pena fue conmutada y se le otorgó la libertad gracias a que 15 organizaciones a favor de los derechos de la mujer exigieran la revisión de su caso.

En 2003 Figueroa sufrió una emergencia obstetricia en la casa donde trabajaba como empleada doméstica y fue llevada a un hospital en la ciudad de Chalchuapa, 89 kilómetros al oeste de San Salvador, con una hemorragia.

La letrada aseguró que la liberación de esta mujer "no es del todo satisfactoria porque, si bien es cierto que ella recobró su libertad a través de la conmutación, es necesario que se logre comprobar su inocencia como al resto de mujeres condenadas por abortar".

La fiscalía la acusó de homicidio agravado y obtuvo una condena de 30 años de prisión.

El caso de Figueroa fue retomado por un grupo de organizaciones no gubernamentales que intercedieron por ella ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ), entidad que en marzo de 2017 emitió un dictamen favorable que fue ratificado por el presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, y el cual permitió que la mujer quedara libre. Por ejemplo, Teodora Vásquez, quien pasó 11 años en la cárcel por sufrir un parto intempestivo.

De acuerdo con la Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto, Figueroa fue víctima de violación de derechos, pues nunca se tomó en cuenta su versión contó con una defensa adecuada.

Precisamente al salir de la cárcel, Figueroa se reunió, además de con su familia y activistas, con la propia Vásquez, quien dijo sentirse feliz por la liberación de la que fue su compañera en el recinto penitenciario. El artículo 133 del Código Penal de El Salvador prohíbe la interrupción voluntaria del embarazo en condiciones legales, seguras y oportunas, cuando el embarazo pone en riesgo la salud o vida de la madre.

El Salvador, Chile, Nicaragua, Honduras, Haití, Surinam, Andorra y Malta son los únicos países del mundo que mantienen una prohibición absoluta del aborto.