Naturalizados estadounidenses presentan demanda en California por cierre TPS

Esta será la última renovación del TPS para El Salvador pues el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció a principios de enero el fin del programa de forma que los 190.000 salvadoreños beneficiados tendrán que salir del país o buscar

Esta será la última renovación del TPS para El Salvador pues el presidente de Estados Unidos Donald Trump anunció a principios de enero el fin del programa de forma que los 190.000 salvadoreños beneficiados tendrán que salir del país o buscar

Nueve inmigrantes beneficiarios del Estatus de Protección Temporal (TPS) y cinco de sus hijos nacidos en Estados Unidos (EE.UU) demandaron al gobierno ante la corte de San Francisco, California.

Trump ya ha anunciado el fin del TPS para El Salvador, Haití y Nicaragua, aunque a los ciudadanos de esos países les dio de margen hasta 2019 para que salgan de EE.UU. y, por otro lado, extendió el TPS para Honduras durante seis meses, hasta el 5 de julio de 2018, cuando volverá a revisar su vigencia.

La queja considera que la interpretación del gobierno es "ilegal", "inconstitucional" y responde a "una agenda antinmigrante". "La decisión de terminar TPS para El Salvador y otros países fue devastadora", agregó el demandante. "Mi hogar y mi familia están aquí", dijo por su parte Orlando Zepeda, padre de dos hijos estadounidenses.

En medio de la recia campaña contra la comunidad inmigrante del presidente Donald Trump, la cual incluye desde la cancelación de DACA, el muro fronterizo, la propuesta de eliminar la inmigración en cadena hasta la terminación de TPS, llega una petición para salvar a este último grupo de la deportación. A nivel nacional, más de 200,000 personas están amparadas con este beneficio desde 2001.

Massachusetts tiene más de 6.000 salvadoreños y 4.700 haitianos protegidos por el TPS.

Defensores de los derechos de los inmigrantes han resaltado la necesidad de continuar con los esfuerzos de buscar amparo en el sistema judicial, para detener la carrera contra reloj que ha puesto el gobierno a cientos de miles de inmigrantes.