Encuentran sitio arqueológico en ladera del Pico de Orizaba

Cerámica hallada por arqueólogos del INAH en la cara oeste del volcán

Cerámica hallada por arqueólogos del INAH en la cara oeste del volcán

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó el descubrimiento hecho en el Pico de Orizaba, donde se hallaron vestigios prehispánicos que, de acuerdo con los especialistas, podrían tratarse de un adoratorio y punto de observación astronómica.

El en hallazgo realizado por el INAH en colaboración con el arqueólogo y espeleólogo Ismael Arturo Montero García, fue identificada una estructura tupo cuadrangular semejante a las halladas en el Iztaccíhuatl, el Popocatépetl y en el Monte Tláloc.

En el sitio ceremonial, donde se halló cerámica decorada y lítica dispersa en la superficie, constituye hasta el momento el más grande de esta cúspide, cuya temporalidad podría oscilar entre los periodos Clásico (200-700 d.C.) o Epiclásico (700-900 d.C.).

El lugar fue ocalizaron un sitio arqueológico en la ladera oeste del volcán Pico de Orizaba, del lado de Puebla.

Las paredes que componen la estructura " presentan las siguientes dimensiones: el muro sur, 35 metros de largo; el poniente, 35,7 m; el norte, 35,6 m, y el este, 35,2 m, con un área general aproximada de 1.188 metros cuadrados", detalló el instituto.

"El sistema constructivo es a base de hiladas de piedras de basalto y tezontle, que a simple vista tienen como aglutinante solo tierra", señalaron los investigadores.

La edificación presenta un par de salidas o aperturas.

La otra mide aproximadamente dos metros, presenta un par de posibles escalones y se ubica en el flanco norte, al frente se localiza un monolito.

Asimismo, en el costado este de la estructura, en la parte media se ubica una gran roca que forma parte del muro, contigua a grandes monolitos con restos de talla. Asimismo, en el área central se observa una acumulación de piedras y una ligera elevación del terreno, posiblemente restos de una estructura.

En este sitio arqueológico también encontraron piezas de cerámica.

María de Lourdes López Camacho, arqueóloga del INAH, afirmó que la ladera donde se ubicó el adoratorio, no está dentro de los recorridos habituales de los montañistas, y que tampoco se observan elementos contemporáneos del culto granicero.

Con ayuda de imágenes captadas por un dron elevado a 50 metros sobre el sitio y con ayuda de un software se elaboró un modelo digital 3D que permitió a los investigadores apreciar perfectamente la estructura.

El Pico de Orizaba es la montaña más alta de México, los trabajos científicos en sus laderas y cima son recientes.