Easy Taxi y Yaxi se fusionan para plantar cara a Uber

Easy y Yaxi, se fusionan para un cambio total en la movilidad en la CDMX

Easy y Yaxi, se fusionan para un cambio total en la movilidad en la CDMX

En un intento por competir en un mercado que está dominado por Uber, Easy (antes conocida como EasyTaxi) y Yaxi anunciaron este martes una fusión en el mercado mexicano con el fin de posicionarse como una opción de movilidad más sólida para los usuarios.

Easy, que cuenta con una flota tanto de autos particulares como de taxis, "se respalda en la experiencia local de Yaxi, empresa 100% mexicana que ha estado presente por más de 5 años en el país", señaló en un video de Facebook.

"Nosotros en Easy y Yaxi estamos muy contentos de haber creado esta unión que favorecerá sin lugar a duda a los mexicanos y con la que haremos frente a cualquier competidor", expresó Ramón Escobar, Country Manager de Easy en México. Además, la unión pretende ofrecer un modelo de negocio que sea bueno y accesible para los conductores al ofrecerles las comisiones más bajas del mercado.

Para los conductores, la fusión incrementará su oferta de trabajo, lo que derivará en mejores ingresos, aseguró la compañía.

En tanto, para los usuarios pasajeros, también habrá mejores servicios y beneficios. Sin embargo, las empresas no dieron a conocer si ambas plataformas seguirán funcionando de forma independiente o si se fusionarán también en una misma aplicación.

Esta fusión, a cargo de dos empresas preocupadas día con día por entregar un servicio de calidad para los mexicanos, a favor de la movilidad, la seguridad y el empoderamiento de las empresas latinas y mexicanas, traerá grandes beneficios para un mayor crecimiento de la industria del transporte para la Ciudad de México y para todos los mexicanos que en ella habitan. Cifras entregadas por Dalia Research correspondientes a 2017, indicaban que México (46 por ciento) se ubicaba en la segunda posición entre los países en el que el mayor porcentaje de la población eran usuarios de este tipo de servicios de movilidad, sólo por debajo de China (51 por ciento) y por encima de Rusia (38 por ciento), España (35 por ciento) y Brasil (33 por ciento).