Marcelo Bonelli cuestionó al sanatorio de la Trinidad: "Débora estaba sana"

Débora Pérez Volpin- último adiós NA

Débora Pérez Volpin- último adiós NA

Cientos de personas, entre ellos familiares y amigos, despidieron en el cementerio de la Chacarita los restos de la periodista y legisladora porteña Débora Pérez Volpin, quien falleció el martes mientras le realizaban un estudio gástrico.

De acuerdo a diversas fuentes del sanatorio se informó que la diputada ingreso al centro médico con una hepatitis importante, con la presencia de líquido en cavidad abdominal y alrededor del hígado, derrames en el tórax, principio de hipertensión portal e ictericia. "Más allá de las versiones antojadizas y no oficiales de la clínica, Débora estaba sana", le dijo a La Nación.

"La Trinidad debería dar información fehaciente y no versiones que son difíciles de comprobar hasta que no se conozcan los resultados de la autopsia".

También las fuentes de La Trinidad pidieron que se investiguen las lesiones halladas en el estómago de Pérez Volpin, argumentando no pueden haber sido hechas por el aparato utilizado en la endoscopia "que tiene goma en la punta".

Por su parte el abogado de la familia de la periodista, Diego Pirota, también cuestionó el accionar de La Trinidad y de algunas de las pruebas que se fueron incorporando al expediente, por ejemplo, el funcionamiento del equipo con el cuál se realizó la endoscopia que no grabó las imágenes del estudio. "Esto acaba de suceder, veremos qué curso toma la causa", dijo Pirota en declaraciones a Todo Noticias.

Si bien esta versión no fue dada a conocer por la clínica a través de un comunicado formal sino extraoficialmente, la reacción de los allegados de Pérez Volpin no se hizo esperar. Por lo menos tengo que hablar de una irresponsabilidad que provocó mucho dolor en todo el entorno de Débora. Estuvo instruido bajo la fiscalía criminal y correccional 51 a cargo de la fiscal Nancy Olivieri. Ya el viernes por la tarde, el Sanatorio de La Trinidad había destacado que el aparato utilizado en la fatal endoscopia a Débora Pérez Volpin funcionaba con normalidad.

Respecto a la carencia de imágenes de la endoscopia, sostuvieron que "nunca" se hacen videos en esa clase de intervenciones.

En el allanamiento que ordenó el juez se llevaron el endoscopio con su procesador, CPU y dos sondas.