Kim Jong-un busca acercarse a Corea del Sur

Mike Pence lo anunció en Tokyo Anuncian las sanciones “más duras” contra Corea del Norte

Mike Pence lo anunció en Tokyo Anuncian las sanciones “más duras” contra Corea del Norte

El Gobierno del presidente Donald Trump ha tomado una línea dura con respecto al programa de misiles balísticos y nucleares de Corea del Norte, diciendo que no habrá lugar para negociaciones a menos de que Pyongyang abandone sus planes.

La delegación norcoreana integrada por Kim Yo-jong, hermana del líder de ese país, concluyó hoy una histórica visita a Corea del Sur en el marco de los Juegos Olímpicos de Invierno, un hito de acercamiento entre Pyongyang y Seúl pese al escepticismo de Washington, que insiste en aislar al país comunista.

Esta fue la cuarta vez que el presidente Moon y Kim Yo-jong se reunieron desde que se saludaron el viernes pasado, durante la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Invierno, PyeongChang 2018.

El líder norcoreano, Kim Jong Un, invitó hoy al presidente surcoreano, Moon Jae-in, a celebrar en Pyongyang "lo más pronto posible" la que podría ser la tercera cumbre intercoreana de la historia y la primera en más de 10 años.

Hasta la fecha solo se han producido dos cumbres de jefes de Estado de las dos Coreas; ambas en Pyongyang en los años 2000 y 2007 involucrando al fallecido líder y padre de Kim Jong-un, Kim Jong-il, y a los también desaparecidos expresidentes del Sur Kim Dae-jung y Roh Tae-woo, respectivamente.

Kim Yo-Jong, hermana del líder, y el presidente honorífico del Norte, Kim Yong-nam, presenciaron sentados junto al presidente surcoreano el segundo concierto que ha ofrecido en el país vecino la orquesta norcoreana Samjiyon, que logró un lleno absoluto en el Teatro Nacional de Corea. Los más críticos lo recibieron con desconfianza, al entender que la intención era posiblemente abrir una brecha entre Seúl y su aliado Washington para librar a su país de parte de las sanciones internacionales agudizadas en los últimos meses.

Durante la competición llegaron el presidente surcoreano, Moon Jae-in, y el vicepresidente estadounidense, Mike Pence.

"Entonces la campaña de presión máxima continuará y se intensificará". El encuentro de casi tres horas, que incluyó un almuerzo, se celebró en una "atmósfera amistosa", informó un portavoz de Moon.