Demanda a Harvey Weinstein, su hermano y su empresa

El fiscal general de Nueva York demanda a Harvey Weinstein, su hermano y su empresa

El fiscal general de Nueva York demanda a Harvey Weinstein, su hermano y su empresa

Desde octubre pasado, el antes todopoderoso productor de cine fue acusado de acoso, agresión sexual o violación por más de un centenar de mujeres a lo largo de 40 años.

El fiscal general neoyorquino, Eric Scheneiderman, demandó a la empresa Weinstein Company y a sus fundadores Harvey y Robert Weinstein por violaciolaciones de derechos civiles, humanos y laborales.

"Las empleadas mujeres de Weinstein son esencialmente usadas para facilitar sus conquistas sexuales de mujeres vulnerables que esperan que él les consiga trabajo", contó una de ellas a la fiscalía, que acusa a la compañía de no investigar estas acusaciones ni hacer nada para impedir que se repitan.

En un comunicado de prensa, Schneiderman dijo que "cualquier venta de la Compañía Weinstein debe garantizar que las víctimas serán compensadas, los empleados serán protegidos por sus denuncias y que ningún perpetrador o facilitador (de tales actos) se enriquecerá de manera injusta". La demanda pone en jaque un acuerdo de venta de la compañía por USD 500 millones, informó el diario "LosAngeles Times", que iba a ser anunciado esta semana.

Apenas el jueves pasado, la policía de Los Ángeles presentó tres nuevos casos de agresión sexual contra Harvey Weinstein, que se sumaron a otros dos que la policía de Beverly Hills archivó en una corte local en enero pasado. Supuestamente se halla bajo tratamiento por su adicción al sexo.

La demanda, de 38 páginas, articula que el acoso sexual fue apoyado por "un grupo de empleadas cuyo principal trabajo era el de acompañar a HW (Harvey Weinstein) en los eventos y facilitar las conquistas sexuales de HW ".

Según detalles compartidos por la oficina del fiscal, Weinstein dijo repetidamente a algunos empleados "te voy a matar", "voy a matar a tu familia" o "no sabes de lo que soy capaz", además de pregonar su conexión con políticos o afirmar que sus contactos en los servicios secretos podían "encargarse de los problemas". Tenían en sus computadoras copias de un manual apodado "la Biblia" que detallaba las preferencias de Weinstein y explicaba cómo cumplir con su voluntad.

También alega que algunas de las empleadas de la empresas eran forzadas a colaborar con Harvey Weinstein en sus conquistas sexuales, aun cuando sus obligaciones formales se circunscribían a la producción de películas y series de televisión.

Los fiscales dijeron que Weinstein por ejemplo dictó órdenes a una asistente tirado desnudo en su cama mientras la miraba lascivamente, y en un coche puso la mano en su muslo y nalgas y se frotó contra ella sin su consentimiento.