Trump intenta frenar la polémica y dice aceptar inmigrantes "de todas partes"

El jefe de despacho John Kelly telefoneó a Trump desde el Capitolio para aconsejarle que rechazara la propuesta, y el mandatario citó a los negociadores conservadores republicanos para ayudar a presentar un frente unido en contra de la medida, que habría brindado algunos fondos para protección fronteriza y otorgaría protección contra la deportación a los inmigrantes que fueron traídos al país durante su infancia y que ahora viven en Estados Unidos con estatus ilegal.

Trump no ha negado explícitamente haber pronunciado la expresión "países de mierda" para referirse a naciones africanas, El Salvador y Haití, el pasado jueves pero aseguró ayer, sin entrar en detalles, que sus palabras habían sido distorsionadas. El mandatario respondió a preguntas de la prensa luego de reunirse con el presidente de Kazajistán, Nursultan Nazarbayev, en la Casa Blanca.

"Por definición, un sistema basado en el mérito es daltónico", dijo.

"Este reporte revela una realidad indiscutiblemente aleccionadora, nuestro sistema de inmigración ha socavado nuestra seguridad nacional y seguridad pública", dijo Sessions.

"Lo siento, pero no. No hay forma de que Donald Trump pesa 239 libras".

La directora del programa de EU de HRW, Alison Parker, dijo que "el gobierno de Trump ha promovido políticas que colocan a las personas vulnerables en mayor peligro y quebrantan las protecciones constitucionales que ofrecen los derechos humanos a todos". "Creo que vio el examen físico como una oportunidad para poner algo de eso en el olvido", declaró el médico. "Y no estaba en absoluto preocupado por tener algo que ocultar".

El examen cardiaco de Trump arrojó resultados normales, con un ritmo regular y sin sonidos anormales, lo que según Jackson lo llevó a concluir con confianza que Trump "tiene una muy buena y probable posibilidad de completar su mandato sin sufrir de problemas médicos". Es decir, esta prueba no evalúa la salud mental del paciente, sino más bien determina si tiene disfunciones cognitivas leves.

Trump de quien se ha dicho tiene terribles hábitos alimenticios consumiendo básicamente hamburguesas, pollo frito y carne, estaría más dispuesto a ponerse a dieta que a hacer ejercicio, según su médico. "A él le entusiasma más la parte de la dieta que la del ejercicio, pero vamos a hacer las dos cosas", indicó el doctor, quien dijo que planeaba desarrollar un plan de ejercicio aeróbico "de bajo impacto, que no dañe sus articulaciones".