La reina Isabel II sin corpiño

La reina Isabel II sin corpiño

La reina Isabel II sin corpiño

A pesar de que este proveedor ya no es propiedad de Kenton, Isabel II no dudó en dejar de confiar en esta marca por lo sucedido.

Rigby & Peller, fue fundada en 1939 y fue provedor de la familia real desde 1960, cuando el Palacio de Kensigton canceló su orden real (que es cuando una marca usa el escudo de la familia real en su logo) la firma dijo que se sentía "profundamente apenada" por la decisión. Pero la relación terminó abruptamente luego de que una empleada de la casa publicara un libro, develando secretos de las sesiones de prueba.

La ex propietaria de la marca de brassieres y otras prendas íntimas, June Kenton, ha revelado en un libro llamado Storm in a D-Cup, en el cual cuenta sus memorias y ha revelado algunas anécdotas que a la Reina no le han parecido graciosas. El palacio de Buckingham anunció que "no había apreciado el libro" y que tenía la intención de retirar su orden real a Rigby & Peller, lo que terminó ocurriendo en los últimos días. "Es increíble. Es tan triste, al final de mi vida, pero no puedo luchar contra Buckingham Palace y no lo quiero", añadió. Según su opinión, no hay nada que pudiera ofender a la reina.

También, detalla que la princesa Diana iba a probarse los sujetadores y se llevaba pósters de modelos en lencería para sus hijos adolescentes, Guillermo y Enrique. "Una orden real puede ser cancelada en cualquier momento por varias razones", dijo el vocero de Royal Warrant Holders Association, encargada de otorgarlas.

La orden real, atribuida a nombre de la reina, de su esposo o de su hijo el príncipe Carlos, sólo puede obtenerse si una empresa proporciona regularmente durante cinco años de bienes o servicios.